Conozca cómo usar la tarjeta de crédito sin riesgos

Conozca cómo usar la tarjeta de crédito sin riesgos

Al realizar compras grandes sin intereses en un periodo de tiempo determinado, ya sea un mes o diez, se tiene que considerar incluir estos pagos extra dentro del presupuesto.


Los usuarios deben estar pendientes porque todos los montos no pagados se convertirán en deuda y generarán intereses al momento del corte.

Las tarjetas de crédito cuentan con una gran gama de servicios y beneficios para sus tarjetahabientes, las mismas funcionan como un préstamo preaprobado que puede usarse en cualquier momento. Ahora bien, todos los montos no pagados se convertirán en deuda y generarán intereses al momento del corte.

En aras de gestionar adecuadamente el endeudamiento, es fundamental procurar un buen manejo de las tarjetas de crédito, razón por la cual, en esta edición de “Cuentas Claras”, daremos a conocer cómo sacar el mayor provecho a estos productos y administrar de manera adecuada nuestras finanzas, mientras los usamos.

En primer lugar, existen varios buenas prácticas y beneficios que pueden aplicarse:

Pagar todo en una cuota y en línea. Al pagar todas nuestras compras en la menor cantidad de cuotas posibles, reducimos el riesgo de sobrendeudamiento, así como el riesgo de contraer intereses cada vez más altos. Y con respecto a los pagos en línea, las tarjetas nos ofrecen la capacidad de obtener los mismos niveles de seguridad de las compras físicas al realizar compras por internet, ya que están protegidas contra fraudes y robos. Y, si tenemos que realizar compras físicas, gracias a la tecnología Sin Contacto, la tarjeta no tiene que salir de nuestras manos, permitiendo transacciones rápidas, limpias y seguras.

Conocer los beneficios. Es muy importante conocer la gama completa de beneficios que nos ofrecen nuestras tarjetas de crédito. Además de millas o cashback, existen otros tipos de beneficios como descuentos en restaurantes, seguros para viajes, seguros para robo, entre otros. Para asegurarse conocer todos, se recomienda consultar la página del banco emisor o del intermediario, ya que ambos ofrecen diferentes tipos de beneficios a los tarjetahabientes.

Pago de Emergencias. Las tarjetas de crédito pueden ser usadas para solventar emergencias, ya que resultan más prácticas y seguras que el uso de efectivo. Sin embargo, es recomendable pagar el monto debitado de la tarjeta en una cuota usando el fondo de emergencia. Y de la misma manera, para poder llegar a un manejo óptimo de estos productos, es muy importante:

Pagar más del monto mínimo de la tarjeta. Con respecto al pago de los intereses de las tarjetas de crédito, existe la posibilidad de pagar el mínimo, sin embargo, es recomendable pagar por encima de esta cifra ya que considerando la alta tasa de interés anual en Latinoamérica (cerca de un 22%), se puede terminar pagando hasta un 50% más de lo que se debía en intereses. Es decir, en vez de pagar $1000, se terminaría pagando $1500.

Evitar retiros de efectivo. Al hacer retiros directos, usando la tarjeta, se cobra una comisión que puede ir desde el 7% al 10%, y al no pagarse, se convertirá en una deuda que genera intereses, por lo que se recomienda reducir esta práctica o pagar en una sola cuota dicha comisión.

Ser cuidadosos con compras 0 intereses. Al realizar compras grandes sin intereses en un periodo de tiempo determinado, ya sea un mes o diez, se tiene que considerar incluir estos pagos extra dentro del presupuesto. Ya que, si bien no se genera un interés inicial, al no cumplir con los pagos se les empezará a cobrar el interés normal de la tarjeta.

Evitar el cese de pago. Dejar de pagar la tarjeta de crédito por completo nunca es recomendado, ya que, además de los intereses regulares, se les empezará a cobrar multas e intereses de mora. De la misma manera, su “récord” crediticio puede verse afectado. En caso de no poder solventar los pagos, siempre se recomienda buscar un arreglo de pagos con el banco, antes de dejar de pagar.

Presupuestar. Ahora bien, entre más beneficios tenga una tarjeta, más alto será el cobro de anualidad o la cuota de manejo, rubros que usualmente no presupuestamos a largo plazo. Es importante incluir montos como el costo de los seguros y anualidades dentro del presupuesto, para llevar un mejor control.