BCIE aprueba recursos para reactivar la economía de Panamá

Con esta operación, el BCIE reembolsará alrededor del 40% de los vales digitales que fueron acreditados por el Gobierno de Panamá entre los meses de mayo y octubre del año 2020.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aprobó $250 millones como parte del Programa de Operaciones de Políticas de Desarrollo (OPD) a la República de Panamá para apoyar financieramente al país para hacerle frente a la crisis económica generada por los efectos negativos producidos por la pandemia Covid-19 y para apoyar la recuperación económica en el país.

Estos recursos financieros de rápido desembolso contribuirán a apoyar el presupuesto general del Estado y tienen como propósito apoyar a la protección de la salud, la educación y la seguridad alimentaria de las personas durante la crisis del Covid-19, fortalecer a las instituciones para impulsar la transparencia y la rendición de cuentas, y potenciar una recuperación económica más inclusiva y sostenible.

Las políticas de desarrollo apoyadas por el BCIE para este préstamo se centran en tres pilares:

Pilar A: Protección del capital humano durante la crisis del COVID-19 y fortalecimiento de las instituciones para fomentar la acumulación de capital humano durante la recuperación.
Pilar B: Fortalecimiento de las instituciones para apoyar una recuperación económica más transparente y fiscalmente sostenible; y
Pilar C: Fortalecimiento de las instituciones para apoyar una recuperación económica inclusiva y ambientalmente sostenible.

“En general, el propósito del Programa de Operaciones de Políticas de Desarrollo (OPD) del BCIE es apoyar financieramente a sus países miembros para promover crecimiento económico equilibrado, reducción de la pobreza, desarrollo sostenible y combate al cambio climático con acciones de política y resultados de desarrollo que sean prioritarios para el país y que fortalezcan el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica”, destacó el Presidente Ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi.

Las condiciones de este financiamiento tendrán un plazo de 20 años incluyendo 5 años de período de gracia y una tasa de interés anual indicativa del 2.74%.

Con esta operación Panamá se convierte en el primer país socio no fundador en recibir el monto máximo de $250 millones del Programa de OPD para los Países Fundadores y Regionales no Fundadores del BCIE.

Igualmente el organismo informó que aprobó financiamiento de hasta $150 millones a la República de Panamá para incrementar esfuerzos de prevención y contención de la pandemia Covid-19 en el país. Entre los objetivos del crédito se encuentra reembolsar parcialmente las erogaciones realizadas en virtud del otorgamiento del vale digital solidario a las personas vulnerables y afectadas por la pandemia.

La operación forma parte del Programa regional de emergencia de apoyo y preparación ante el Covid-19 y de reactivación económica del BCIE, específicamente de su componente número tres que busca brindar crédito para financiar operaciones del sector público. Dicho programa tiene como objetivo proveer recursos financieros de rápido desembolso a los países de la región SICA y a otros países extrarregionales para el financiamiento de operaciones para la prevención, detección y tratamiento del COVID-19; además de la mitigación de su impacto económico en los países.

El Presidente Ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi, indicó “vivimos un enorme reto, la prioridad del Banco es acompañar a los países a superar la crisis sanitaria provocada por el virus. El Banco a través de su programa de apoyo ya ha brindado una respuesta rápida y ágil a nuestros socios para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas de la pandemia del coronavirus. Se han brindado cooperaciones técnicas no reembolsables, donaciones de equipo e insumos médicos, además de recursos tanto para el sector privado y público”.

El BCIE continúa apoyando al país, principalmente en estos momentos de crisis, en los cuales la colaboración de la Banca Multilateral a través de créditos en condiciones concesionales se vuelve de crucial importancia para los países de la región.

El préstamo tiene un plazo de amortización de hasta 20 años, incluyendo cinco años de período de gracia y una tasa de interés basada en Libor.