Edicion N░ 1024 | 08 de mayo de 2018
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

LA ENERGÍA SOLAR FUERZA LA COMPETITIVIDAD DEL MERCADO



MODERNIZACIÓN

ÓSCAR CASTAÑO LLORENTE
[email protected]

imagen
REALIDAD. La planta solar Don Félix, de la empresa Llano Sánchez Solar Power, se ubica en Aguadulce, Coclé, y cuando esté concluida generará 18 gigavatios anuales de energía. Con esta capacidad se podrá proveer el recurso a 8,400 familias. Cortesía Héctor Saavedra
Los precios de la energía pueden bajar en corto plazo. “Este servicio ya no tiene por qué ser caro”, alega una fuente consultada a propósito del auge en el uso de sistemas solares o fotovoltaicos, empleados para proveer de electricidad a 241 hogares y a unas cuantas instituciones del país.

De extremo a extremo, de la generación del recurso a su comercialización con el cliente final, dicha tecnología está llamada a ganar más espacio en nuestro país como ocurre en el mundo, puesto que “es mucho más accesible para cualquier tipo de cliente”, declara Gustavo Franco, líder de desarrollo de productos de Celsia.

Un vistazo al uso de la energía solar retrata su comportamiento en Panamá. Hasta el pasado mes de diciembre esta fuente representó el 3.80% del aporte a la demanda por tipo de planta, en tanto que hace cuatro años se situó si acaso en 0.41%. En   2017 generó el 1.30% de la electricidad mensual del país. En   2015 solo llegaba a producir el 0.3%. (Ver recuadro en la página 25: Generación por tipo de planta).

El descenso de las tarifas de energía puede partir de la reducción actual de los costos de instalación de la tecnología solar,  el cual puede disminuirse aún más en los próximos años. “Hemos llegado a un precio promedio de menos de un millón de dólares por megavatio–hora producido en parques de gran tamaño. Hace 5 años la inversión no bajaba de un millón y medio de dólares; y en 2010 rondaba los dos millones y medio”, resume Lorenzo Cipriani, presidente de la compañía panameña Llano Sánchez Solar Power, S.A.

Por su lado, el cliente final puede “elegir” la tarifa más favorable con la energía solar.

El mercado se vale hasta la fecha de varias modalidades de gestión individual o combinada: autogeneración y autoconsumo de electricidad; contratos con grandes clientes; generación distribuida; y acuerdos de adquisición de energía, en inglés Power Purchase Agreement (PPA).

La compañía Cox Energy enfoca su labor en los PPA por ser estos un contrato de venta de energía suscrito entre el generador y el comprador, que puede ser una entidad del sector público, una gran distribuidora o un cliente necesitado de electricidad en grandes volúmenes. “El contrato determina la duración del vínculo y cuánta energía le venderé al usuario, para estimar entonces el tamaño del parque solar donde se producirá el recurso y el precio de venta”, detalla Enrique Riquelme, presidente de la compañía con presencia en varios países.

Llano Sánchez Solar Power cumple su cometido empresarial mediante la firma de contratos con grandes clientes panameños, en particular del sector de alimentos. Propietaria de la Planta Solar Don Félix, provincia de Coclé, la empresa ha suscrito contratos PPA de energía con la Compañía Marcello, S.A., propiedad de la familia Mangravita y dedicada al proceso de transformación de carnes, y Hielo Puro, S.A., de la familia Ameglio.

imagen
La venta de energía entre un generador y un usuario final se posibilita solo si el comprador regulado se transforma en un cliente grande, de acuerdo con los requisitos legales. El contrato debe contar con la aprobación del Centro Nacional de Despacho.

Según Gustavo Franco, de la compañía Celsia, la generación distribuida resulta de las producciones fotovoltaicas en el lugar de operaciones del cliente, quien produce el recurso directamente y lo utiliza por sí mismo. “No todas las empresas tienen en su radar la autogestión de soluciones fotovoltaicas para autoconsumo. Pero eso ha cambiado en el último año y medio, y cada vez hay más compañías interesadas en las fuentes renovables según los estándares de responsabilidad social empresarial, la disminución del impacto ambiental y el ahorro de gastos de funcionamiento”, explica Franco.

NSolar se ha especializado en instalar sistemas residenciales y comerciales. Su director, Juan Andrés Navarro, recuerda cómo sus clientes, más que nada estaciones de combustible, negocios de almacenamiento, establecimientos de retail y malls, logran ahorrar hasta el 100% del consumo energético.

“La tecnología solar es ideal para comercios que utilizan refrigeración y que tienen un alto consumo eléctrico, por ejemplo con acondicionadores de aire, pues el alto consumo significa una cuenta de luz elevada”, comenta Navarro no sin antes advertir que un sistema fotovoltaico genera un ahorro importante. “En la mayoría de los casos, la inversión en estos sistemas se recupera en cuatro o cinco años, con un retorno seguro y muy atractivo”.

Varias fuentes consultadas aseguran que la solar es la más competitiva de todas las energías debido a su certeza de generación en varias décadas con un margen de error de 1%. “El sol es permanente”, aducen. Hacen hincapié en las modalidades de adquisición del recurso para evitarle al cliente las inversiones en la instalación de una tecnología fotovoltaica.

“No voy a pedir ni un dólar. Al cliente le va a costar cero. Pero eso sí, le hago las cuentas de que siempre tiene un ahorro por lo menos de 20 años, independientemente del precio de la luz. Él me paga por el ahorro de esa factura. Si la planta ofrece 50 años de vida, ella pasará a su propiedad al término de la segunda década. Yo haré los descuentos dentro de la factura”, observa Riquelme.

imagen
Los desafíos


El costo por megavatio–hora de energía solar todavía puede reducirse más si se disminuyen los trámites para poner en funcionamiento un sistema fotovoltaico. Navarro propone mejorar los procedimientos mediante el otorgamiento “rápido y transparente” de permisos.

Un conteo de Cipriani ejemplifica los trámites para poder generar energía solar: hay que hacer estudios de impacto ambiental, obtener el permiso de los bomberos, la autorización del Municipio y de la Autoridad de Tránsito y Transporte,   en fin, acudir a una serie de entidades involucradas. Más adelante pedir  una serie de licencias en la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. y en el Centro Nacional de Despachos,  y otros requisitos.

El presidente de Llano Solar Power propone facilitar los múltiples trámites con la creación de una conferencia de servicios unificada  o un sistema en el cual se  involucran las diversas instituciones oficiales ante las cuales deben tramitarse los permisos. “La parte más difícil  de una planta solar radica en la obtención de la licencia definitiva como instrumento idóneo para la decisión del inversionista sobre la construcción de una generadora”, añade.

Comentaristas destacan además la necesidad de establecer licitaciones sustentadas en PPA, para proveer el recurso sin importar la tecnología, aunque hacen la salvedad de que todas las fuentes son necesarias para balancear la matriz energética de un país.

“Los concursos dotarán de estabilidad y fiabilidad al entramado eléctrico del país. Panamá corre el riesgo de que  los bancos le frenen el respaldo a una parte de esta industria, dado que se construyeron generadoras, por ejemplo hidroeléctricas, bajo la expectativa de los precios altos del mercado spot (ocasional), siendo que estos han bajado”, resalta Riquelme.           

imagen
Todo cambio debe hacerse con el ánimo de fomentar la libre competencia, de evitar y eliminar los monopolios, para atraer nuevas inversiones y aumentar las eficiencias, robustecer el sistema y garantizar el suministro eléctrico, comenta Juan Andrés Navarro respecto al proyecto de ley 573 en curso en la Asamblea Nacional.

El director de NSolar arguye que las modificaciones deben adelantarse dentro del propósito de bajar el costo del servicio al cliente y de fomentar considerablemente la energía renovable. “Es la más limpia y barata de cuantas existen”. 

La energía solar se hizo más competitiva tras haberse comprobado la rapidez de construcción de un parque fotovoltaico en comparación con uno eólico, el cual tarda en concluirse de seis a siete años. La planta de Llano Sánchez Solar Power ocupa una extensión de 15 hectáreas y su construcción total tendrá un costo de 12 millones de dólares, nueve de ellos financiados por Capital Bank. Tiene en operación dos megavatios–hora cuya terminación demoró un año. En el mes pasado se inició la construcción de la siguiente etapa, en la cual se instalarán 11.5 megavatios–hora de potencia.

Ante tales pruebas de eficiencia aportadas por unos y otros competidores, solo queda una pregunta por hacer, al menos para Panamá: ¿Será que la industria energética  cambiará significativamente con las soluciones disruptivas, como sucedió con Uber y el transporte público?

La respuesta es afirmativa, y su desenlace depende de los ajustes al sistema. El cliente espera.

GALERÍA

LA ENERGÍA SOLAR FUERZA LA COMPETITIVIDAD DEL MERCADO

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
A la mesa
Buscafacil
Metro por Metro
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email