Edicion N░ 1002 | 14 de noviembre de 2017
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

la voz calificada

LA TELEVISIÓN COMO AGENTE DE CAMBIO



MEDIOS DE COMUNICACIÓN

FERNANDO SUCRE M.
[email protected]

Cuando se inventó la televisión, sus creadores tuvieron claro que este sería un artefacto para llevar mensajes a la mayor cantidad de personas posible, en poco tiempo y a grandes distancias. Al principio estas “cajas” eran extremadamente costosas, por lo que fue necesario abaratarlas con el fin de masificarlas y así entrar en cada hogar o comercio. Ahora que estos artefactos han pasado a ser un “cuadro”, ya no basta con tener una sola en casa: se necesita una en cada habitación, restaurante o comercio, por lo cual nos acostumbramos a que sea parte  de nuestras vidas.

Cada país trata de llevar una programación según las exigencias de su público, pero en el caso de las grandes naciones, como Estados Unidos, su ambición busca desarrollar programas que sean consumibles a nivel mundial, con la finalidad de penetrar las culturas locales. Ejemplos similares podemos encontrar en los países productores de telenovelas, especialistas en tener argumentos que lejos de ser ejemplos a seguir, exponen como  natural lo que son excepciones. Verbigracia: riqueza fácil, poder y sexo descontrolado.

Televisoras locales, además de hacerse eco de las programaciones extranjeras, han desarrollado una programación donde impera lo chabacano  y la vulgaridad, celebrando como exitoso un programa por el volumen de audiencia que tiene y no por la calidad de la programación que transmite.

Noticieros se han convertido en agentes transmisores de calamidades. A veces con la idea de convencernos de que todo el país está sumergido en la delincuencia. En Panamá, como en cualquier país del mundo de hoy, existen la delincuencia, los homicidios y las peleas callejeras. Los países del primer mundo también los tienen y saben que eso es una realidad, pero los tratan a los niveles policiales y judiciales, no noticiosos.

Qué decir de los reportes de accidentes de tránsito: da vergüenza que nos creamos una gran nación con grandes rascacielos y estemos informando sobre colisiones. En noticias mundiales nada informan los noticieros locales sobre los
acontecimientos que afectan de forma indirecta al país.

En materia política no promueven ni tratan de elevar el debate público ni la creación de un juicio crítico, y mucho menos el entendimiento real de los problemas. Transforman a los políticos, ellos lo aceptan, en espectáculos públicos, con insultos y discusiones baladíes, dejando al país en segundo lugar.

Elevan a niveles increíbles las emisiones deportivas. Ahora es indispensable llegar a un restaurante y tener televisiones en cada esquina con algún deporte, así sea con el volumen bajo. La idea es que nadie se hable durante la comida, se coma rápido y se le pueda dar una vuelta a la mesa para otros comensales.

En programación local se  promueve el consumismo en momentos en que la sociedad nos ha convertido en consumidores compulsivos como mecanismo de satisfacción individual. Tomar la cerveza del momento nos convierte en conquistadores de las mejores mujeres; tener el mejor carro nos permitirá ir al infinito, y comprarnos el último celular nos llenaría de una felicidad nunca antes sentida.

Nos encontramos con programas en los que lo divertido es ver cómo un hombre se disfraza de mujer y viceversa, para interpretar a un cantante, pues es mejor verlo o verla haciendo entonaciones musicales del sexo contrario. En comedia, las presentaciones dedicadas a este género no descartan bajo ningún concepto usar las palabras más soeces sobre la premisa de que sus programas son para personas de “criterio formado”.

Todo esto no desaparecerá por sí solo; nos toca a todos a ayudar a cambiar el rumbo.

MÁS NOTAS

IGUALES, PERO SEPARADOS
LA TELEVISIÓN COMO AGENTE DE CAMBIO

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email