Edicion N░ 997 | 10 de octubre de 2017
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

puntos de conversación

DEJAR EL EMPLEO POR LOS HIJOS



CONSEJOS


[email protected]

DEJAR EL EMPLEO POR LOS HIJOS

Así que tomaste la decisión de dejar de trabajar debido a tus necesidades como padre que trabaja, ya sea porque querías un horario más flexible o un mejor salario, o para darte un tiempo libre. Prepárate para sufrir los efectos de algunos comentarios sobre tu decisión. Algunos serán torpes: “¿No aguantaste, verdad?”. Otros tal vez tengan buenas intenciones pero te desalienten: “Ten cuidado, mi compañera de cuarto de la facultad de derecho se fue después de que nació su hijo y nunca pudo volver a encontrar trabajo”.

Los comentarios no son personales, así que ignóralos. Haz oídos sordos y concéntrate en tu propia carrera, con las metas que te hayas puesto y no las que otros tenían para ti. Quizá tu jefe o jefa reaccionen de manera negativa: tratar de hacer que cambies de idea, burlarse de ti, molestarse, mostrarse incrédulos. Muéstrate empático y pon atención a lo positivo: “Entiendo tu punto de vista como líder de la empresa, pero tomé esta decisión como persona y como padre”.

  


imagen
ES MEJOR PEDIR UN FAVOR EN PERSONA QUE POR ‘MAIL’

Cuando tienes que pedir un favor a tus colegas —como revisar el borrador de una presentación, que te presten algunos recursos para un proyecto importante o incluso apoyo para una actividad de beneficencia local—, parece más eficiente mandar un correo electrónico grupal. Sin embargo, según un estudio, la gente tiende a sobrestimar el poder de la persuasión por escrito y en los correos electrónicos, así como a subestimar la efectividad de las solicitudes cara a cara.

Es más probable que tengas éxito si pides algo en persona. Recuerda que casi todos tenemos un buzón lleno de solicitudes de los demás. No quieres que tu favor acabe perdido en esa pila. Ciertamente, ir a decirlo en persona será menos práctico e incómodo, pero si realmente necesitas que alguien haga algo por ti, ve a su lugar de trabajo o programa una reunión. Hacerlo demuestra la importancia de la tarea y reduce el barullo digital.
Adaptado de “A Face-to-Face Request Is 34 Times More Successful than an Email”, por Vanessa K. Bohns.


SI TE SIENTES RELEGADO EN EL TRABAJO, BUSCA APOYO SOCIAL

Cualquiera que haya sido excluido en el trabajo —que no le hayan avisado de juntas o no lo hayan incluido en cadenas de correos importantes; que haya tratado de conseguir un lugar en un comité o cuyas sugerencias se han ignorado— sabe lo doloroso que puede ser. No te quedes solo pensando de manera obsesiva en la situación. Acércate a alguien. Habla con colaboradores de confianza que sepan lo que ocurrió.

Tal vez exista una explicación: por ejemplo, tal vez no te invitaron a la reunión sencillamente porque tu puesto no es tan elevado. Piensa si hay alguien más a quien le esté pasando lo mismo que a ti. Por ejemplo: ¿Joan tiende a ignorar también a Alejandro en las reuniones? Habla con esa persona y ve si sus historias concuerdan. Te sentirás reconocido y tal vez te des cuenta de que el problema tiene más que ver con Joan que contigo. Por último, encuentra a personas que sí valoren tus contribuciones y pasa más tiempo con ellas. Las interacciones sociales positivas hacen mucho para reparar tu autoestima y confianza.

Adaptado de “What to Do When a Colleague Excludes You”, por Sandra L. Robinson y Kira Schabram

DEJAR EL EMPLEO POR LOS HIJOS

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email