Edicion N 976 | 16 de mayo de 2017
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

consejos de un multimillonario

LUCHANDO POR LA EQUIDAD DE GÉNERO



ESTRATEGIA

RICHARD BRANSON
[email protected]

A estas alturas, es un ciclo bien conocido: cada año, el Día Internacional de la Mujer provoca declaraciones grandiosas de los políticos y los líderes de negocios sobre empoderar a las mujeres, así como llamados a hacer mayores esfuerzos para mejorar la igualdad de género.

Asegurar un trato igualitario a las mujeres es benéfico para todos los aspectos de nuestras vidas. Desde las relaciones cotidianas hasta la forma en que dirigimos nuestras empresas, siempre deberíamos estar conscientes del tema.

Cualquier esfuerzo para hacer avanzar la equidad de género debe empezar con derechos iguales básicos. Las mujeres luchan por la igualdad todos los días, en todas las naciones, tanto en el mundo en desarrollo como en el desarrollado. En muchos lugares, las mujeres siguen limitadas en su capacidad para tomar decisiones económicas independientes, para viajar libremente, para conducir un auto o para solicitar el divorcio. Y, de los casi 800 millones de personas mayores de 15 años que son analfabetas en el mundo, alrededor de dos tercios son mujeres, una proporción que no ha cambiado en dos décadas.

imagen
Richard Branson. Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin Mobile y Virgin Active. Tiene un ‘blog’ en ‘www.virgin.com/richard-branson/blog’.
La lucha por los derechos igualitarios se extiende hasta las salas de consejo corporativas, donde solo 5.8% de los directores ejecutivos en las empresas del índice “S&P 500” son mujeres. En tanto las mujeres sean excluidas de los puestos de liderazgo, las empresas no aprovechan el grupo de talento más amplio para asegurarse de contratar a las mejores personas. Eso es inaceptable; e irresponsable.

El Foro Económico Mundial predice que la brecha de género medida en cuanto a salud, educación, oportunidad económica y empoderamiento político no se cerrará hasta 2186. Eso es dentro de 169 años. En el mismo periodo, la humanidad pasó del motor de vapor al viaje del Cassini a Saturno, y de las palomas mensajeras a la internet. Me gustaría pensar que podemos lograr la equidad de género universal mucho más rápidamente que eso.

Y la igualdad tampoco debería ser considerada solo un tema femenino. Todos deberíamos emprender acciones para ayudar a lograr la equidad más rápidamente, y todos estaremos mucho mejor una vez que lo hagamos.

Una forma de empezar es que los Gobiernos introduzcan una asignación presupuestaria basada en el género, la cual tome en cuenta las formas en que las políticas afectan de manera diferente a hombres y mujeres. Hemos ignorado esto durante demasiado tiempo, pero hay algunos ejemplos grandiosos de países que avanzan en la dirección correcta. Por ejemplo, las inversiones de Ruanda en sanidad básica en los últimos años han llevado a una mejor salud e higiene; así como ha aumentado la inscripción de más niñas en las escuelas. Austria ha promulgado reformas que ajustan la tributación para los asalariados secundarios, lo cual anteriormente había impedido la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

Y Suecia, como pionero en este campo durante más de una década, ha sido clasificado como el mejor país del mundo para las mujeres. La equidad de género sigue siendo una de las piedras angulares de la sociedad del país, la cual ha visto a su Gobierno ajustar repetidamente su presupuesto para abordar desafíos como la violencia contra las mujeres y las disparidades en el salario y la participación económica. Además, la legislación de cuotas para las mujeres en los consejos empresariales aplicada en los cinco países escandinavos parece haber funcionado bien.

Pero no son solo nuestros gobiernos los que pueden fomentar un cambio efectivo. Las empresas pueden, y deben, hacer mucho más para promover la igualdad, el respeto y la imparcialidad. Eliminar barreras como la discriminación a través de la educación y la capacitación es una necesidad para el éxito de las empresas. Esto puede hacerse a través de una variedad de políticas organizacionales, que van desde dar cabida a las demandas de la paternidad para ambos sexos hasta programas de liderazgo y orientación para las mujeres.

Me sentí particularmente impresionado al leer un anuncio en febrero en que el gigante de los cosméticos japonés Shiseido, que ha tenido guarderías infantiles en sus fábricas durante más de una década, decía que estaría ayudando a otras compañías a establecer este tipo de instalaciones internamente a través de una nueva empresa. La acción ayuda a abordar el creciente problema de que las mujeres no tengan hijos para poder permanecer en la fuerza laboral.

El proveedor de ropa basado en Sri Lanka MAS Holdings también pone un ejemplo positivo con su plan Women Go Beyond, el cual ha inscrito a mujeres en clases sobre concienciación de la violencia doméstica, administración financiera y educación computacional desde 2003.

Al competir en algunos sectores que han estado dominados por hombres durante décadas, muchas de nuestras empresas son ahora dirigidas por mujeres y emplean a mujeres en puestos superiores. Virgin sabe que la diversidad es nuestra fortaleza.

Pero falta mucho por hacer, y hemos identificado varias áreas donde podemos hacerlo mejor. Hacer de la equidad de género una prioridad de la empresa es el primer paso hacia el establecimiento de un ambiente donde todas las personas puedan prosperar gracias a quienes son, no a pesar de ello.

LUCHANDO POR LA EQUIDAD DE GÉNERO

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email