Edicion N 967 | 14 de marzo de 2017
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

la voz calificada

UN PAÍS CON MUCHO QUE DAR



ESCENARIO

FERNANDO SUCRE M.
[email protected]

Desde hace ya varias décadas el país viene ofreciendo una plataforma de servicios financieros respaldados con leyes que nos permitían ofrecer toda clase de estructuras a personas que buscaban alternativas que les permitieran mejorar su rentabilidad y al mismo tiempo contar con seguridad jurídica.

Sin darnos cuenta o sin querer darnos cuenta, el mundo empezó a cambiar. Las grandes potencias nos vieron como una amenaza y empezaron a modificar las reglas del juego girándolas hacia una mayor transparencia, exigiéndole a aquellos que mal llaman paraísos fiscales suscribir tratados de intercambio de información y a mostrar quiénes eran los extranjeros que poseían bienes o depósitos bancarios en esos países entre los que se encuentra Panamá.

Esta nueva tendencia de exigirnos una mayor transparencia y lograr acabar con el secreto bancario se reforzó al surgir los mal llamados papeles de Panamá, el caso Waked y el escándalo internacional provocado por la empresa brasileña Odebrecht.

El último año ha sido duro para las industrias de servicios, pero en lugar de seguir dando vueltas en un mismo círculo tratando de entender qué nos pasó o por qué nos pasó, recojamos los pedazos, aprendamos de las experiencias y replanteemos todo lo que podemos ofrecer para reactivar nuestra economía. He aquí algunas ideas:

1. Con un hub de las Américas que de forma extraordinaria ha creado la línea aérea Copa, con un Canal recién ampliado, con dos maravillosos puertos a orillas de ambos océanos y con un ferrocarril que recorre el istmo de norte a sur, por qué no plantearnos promover a Panamá como un centro logístico internacional.

Sí, ese mismo plan que en vísperas de lograr su anhelada libertad, Cuba empieza a desarrollar o es que vamos a esperar a que nos roben el mandado.  Sobre la base de ese mismo movimiento, por qué no poner un centro de reabastecimiento de combustible para barcos en las entradas del Canal.

2. En materia de turismo hay mucho por hacer. En los años 1990, a toda persona que viajaba a visitar Hong Kong se le ofrecía pagarle el hotel, por cuenta del Estado, si se quedaba un día más. El plan era que esa o esas personas consumieran comida, gastaran en las tiendas, en fin, movieran la economía del país.

Panamá hizo parte de los deberes. Construimos un sinnúmero de hoteles, pero no promovimos al país ni le agregamos algo extraordinario para atraer al turismo. Trate de visitar una playa y le será una odisea encontrar un trasporte cómodo, un balneario decente o un restaurante de alto estándar. Pero al panameño no se le puede culpar de esto, pues aquellos que han invertido en estos renglones se las ven difíciles para sobrevivir, ya que con el pasar de los días la convergencia de turistas va mermando puesto que hace falta una promoción adecuada hacia la industria del turismo nacional.

El Estado debería lanzar sus esfuerzos en Europa donde, por ejemplo, el interés por Latinoamérica es enorme, en vez de gastar un millón de dólares en publicidad para atraer turistas hacia nuestro país promoviéndonos como destino en ciudades colombianas, que  no cuenta con una población importante que pueda venir como turista y mucho menos gastar dinero en Panamá.

3. Hace algunos años se crearon leyes de avanzada para promover la Ciudad del Saber, el establecimiento de empresas multinacionales en Panamá y la creación del área especial Panamá Pacífico. Esas leyes han tenido un éxito silencioso e importante, pero no se han seguido promoviendo como una alternativa económica para el país. Y cuando digo promover, me refiero a involucrar a la sociedad entera en el desarrollo de esas áreas.

4. Otra alternativa económica que puede ser explotada es atraer a universidades de primer mundo a que se instalen en Panamá. En la actualidad, hay muchos panameños que van a estudiar a Argentina o Brasil por tener buenas universidades.

5. La construcción ha sido un pilar importante en la economía. Pero las reglas cambiaron, estamos sobresaturados de apartamentos y oficinas que nadie compra. Entonces, aprovechemos lo que tenemos para conservarlo y de paso, activar la construcción. La gente no quiere más hospitales, sino que los actuales estén en buenas condiciones y que tengan medicinas. La gente no quiere más escuelas, quiere que las actuales se reparen y mantengan para que sus hijos asistan a clases de manera puntual y segura. La gente no desea nuevas carreteras, sino que las existentes sean reparadas y ampliadas.

El Gobierno sigue en una lucha campal por salvar el sistema económico actual el cual está agotado, eso está muy bien y es hasta comprensible, pero hay que ver todo el escenario en su contexto y no perdernos en aquellas cosas que a todas luces están por acabar con el esplendor con que contaban.

UN PAÍS CON MUCHO QUE DAR

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email