Edicion N 967 | 14 de marzo de 2017
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

dossier

ISRAEL CIBERNÉTICA



TECNOLOGÍA

LUIS BURÓN-BARAHONA
[email protected]

imagen

PROTECCIÓN. Cybertech, en Tel Aviv, sirve para discutir las últimas tendencias de la seguridad informática. AFP

Varios vegetales rebozan en la mesa, pero Daniel Gold prefiere una ensalada con pimentones y nueces. Bebe poco de su copa de vino y antes de comer un primer bocado es interrumpido con otra pregunta sobre seguridad cibernética. Gold contesta raudo, lo sabe todo. Lidera el departamento de administración del desarrollo de armas y de infraestructura tecnológica del Ministerio de Defensa de Israel.

Gold responde con soltura las dudas sobre el tiempo de respuesta israelí ante cualquier ataque, otro tema en el cual es erudito por haber creado el famoso “domo de hierro”, un sistema que pulveriza en instantes todo cuerpo semejante a un cohete capaz de entrar al espacio aéreo de Israel.

La cena transcurre en un restaurante italiano de Tel Aviv. Al menos 20 periodistas le preguntan a Gold por los detalles del sistema pulverizador y por la dirección oficial bajo su mando. “No puedo hablar mucho de ello, pero pueden suponer lo que hace Israel en seguridad”, contesta uno de los hombres más importantes de la administración de Benjamin Netanyahu.

Gold dispara más información: Israel destina cerca del 20% de la inversión anual privada en seguridad cibernética, unos 700 millones de dólares; y el objetivo principal es el liderazgo del país en asuntos cibernéticos. Es el primero en irse. Ni siquiera come su postre de masa dulce crocante. Se despide y ofrece un invitación a su presentación dos días después en Cybertech, el congreso   cibernético mundial.

Tema de Estado

Fortalecer la seguridad es prioridad en Israel. No escatima inversiones en mejorar sus sistemas de defensa, ya sean físicos, como en el caso del “domo de hierro”, o cibernéticos. La industria de seguridad digital es de las más fértiles, con desarrolladores de aplicaciones móviles o la barrera de protección más segura contra cualquier ataque de servidores.   En Cybertech se habla precisamente de eso. Más de 150 expositores y poco menos de 400 empresas se reúnen por tres días en un centro de convenciones para intercambiar información.

imagen

AVISO. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, advirtió sobre los problemas políticos que podrían causar los delitos cibernéticos. AFP

Entre los primeros expositores habló Gil Shwed, fundador de Checkpoint, una empresa especializada en firewalls. Se le considera una de las personas más adineradas, según Forbes. El turno correspondió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Expuso su perspectiva sobre la importancia de la ciberseguridad en la política mundial: “Ahora con un clic puede ponerse de rodilla una nación. Cualquier sistema puede  hackearse y las posibilidades de sufrir un sabotaje o algo peor están ahí. Son reales”.

El peligro que corren los países ante ataques tecnológicos también lo expuso Nadav Zafir. Por muchos años estuvo frente a la unidad 8200 del Ejército israelí, dedicada a seguridad cibernética.  Zafir dirige ahora su propia empresa. Se refirió a cuatro casos específicos: las elecciones estadounidenses, un apagón en Ucrania, el robo de 80 millones en Bangladesh y la caída del internet en California a fines del año pasado. Su empresa, Team 8, anida emprendimientos de seguridad cibernética.

Israel se creó una imagen de sitio ideal para iniciativas tecnológicas. Un libro describe el fenómeno: Start–up Nation: la historia del milagro económico de Israel. Cuenta cómo el Estado dedica presupuestos millonarios para incentivar emprendimientos de tecnología. De acuerdo con Avi Hasson, director científico del Ministerio de Economía, solo en   2016 se invirtieron 4.8 mil millones de dólares en innovación. El 85%, dijo, vino de inversores extranjeros.

El departamento a su cargo se dedica a acompañar empresas de ciberseguridad recién abiertas. El Estado ayuda con cerca de la mitad de los fondos, y el emprendedor consigue el resto del sector privado. Hasson cuenta con un presupuesto anual de 400 millones de dólares.

El Ejército destina gran parte de sus esfuerzos a desarrollar una defensa cibernética. Como la unidad 8200, la responsable de haber producido varios de los más importantes desarrolladores tecnológicos del país. Sin embargo nadie habla del trabajo que allí se ejecuta. Es un gran secreto.

Si bien el desarrollo de este tipo de tecnología responde a la necesidad del país de encontrar actividades alternas a su escasos recursos naturales, estas iniciativas tienen que ver con la estrategia de defensa del país. “La mayoría de los hackers son financiados por Gobiernos”, asegura Alon Mantsur, presidente de la compañía 2BSecure. Dedica parte de sus esfuerzos a capacitar empresas sobre la importancia de la seguridad.

La hipótesis de seguridad nacional la confirma Ramit Efrati, exdirector de la División Civil en el Buró Cibernético Nacional de Israel de la oficina del primer ministro. “No podemos permitirnos perder. Ni siquiera una sola vez”, dice desde un restaurante en la casa club de un complejo de tenis. “Se necesita mucho dinero para poder tener éxito en ciberseguridad. Un negocio que nunca tendrá final”, añadió.

La ciudad de Bersheeba está a unos kilómetros al sur de Tel Aviv. Funciona como una especie de Silicon Valley, solo que su mayor enfoque de investigación se dirige a la ciberseguridad. Allá funcionan entre 40 y 50 nuevas compañías cada año. “Sin la Universidad de Beersheba el tema de ciberseguridad no fuese lo que es hoy en Israel”, coincidieron varios empresarios.

Juegos de guerra

La ciudad de Haifa está a poco menos de 100 kilómetros al norte de Tel Aviv. Se le conoce principalmente por su histórico monte Carmelo. La seguridad cibernética también es importante para esta ciudad. En Haifa opera la Corporación Israelí de Electricidad (CIE). En teoría, poco tiene que ver con asuntos cibernéticos. Su desarrollo se explica con la vulnerabilidad que supone perder la electricidad.

En su cuarto de operaciones -War Room, en inglés- se nota la dedicación. Al fondo de la habitación hay 10 pantallas inmensas con diferentes estadísticas. Una de ellas advierte que en la última hora se detectaron 18 mil ataques cibernéticos. No todos son dirigidos, explica Boaz Landsberger, jefe de seguridad de la CIE. Muchos son los troyanos o  gusanos de cualquier servidor de correos.

Otra pantalla bajo el nombre War Games o juegos de guerra muestra un mapamundi en el que se ven los ataques cibernéticos en tiempo real a través de unas líneas que marcan las ciudades de origen y de destino. Es una escena apocalíptica, pero Landsberger dice con serenidad que no es como parece.

Unos cuantos kilómetros al sur de Haifa, a medio camino hacia Tel Aviv, funciona CyberGym, un lugar que bien puede pasar como una granja. En realidad se dedica a fortalecer estrategias de defensa cibernéticas. Es un campo abierto lleno de cuervos con pequeñas habitaciones por doquier. En cada una se entrena para enfrentar diferentes situaciones. Hace unos meses en uno de esos recintos oscuros y llenos de grafitis estudiaron el caso Mossack Fonseca. Ofir Hason, fundador de CyberGym, explica que incluso han creado un paquete de seguridad basado en el caso de la firma panameña y en cómo se hubiera evitado. No dio más detalles.
 

MÁS NOTAS

CON ESPECIALIZACIÓN MEJORA LA PERSPECTIVA PROFESIONAL
REMESAS, EL PAN DE CADA DÍA
ISRAEL CIBERNÉTICA
EL INCIERTO CLIMA
LA TECNO CHATARRA

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email