Edicion N 930 | 14 de junio de 2016
Inicio PP Panamá Relieve Dossiers
 

dossier

¿EUROPEOS O BRITÁNICOS?



ENSAYO

MIGUEL ARIAS MAMAIS
[email protected]

imagen

FOTOLIA

El próximo 23 de junio el Reino Unido decidirá con  un referendo  si permanece en la Unión Europea (UE).

El primer ministro británico, David Cameron, optó por  este referendo tras las presiones por parte del Partido Conservador, al cual pertenece, y del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés).

Cuando Cameron hizo la promesa durante su campaña, eran bajas las probabilidades de un brexit o salida británica. Pero cambió el panorama luego de que figuras como el exalcalde de Londres  Boris Johnson  declarase a un conjunto de reporteros  que “quiere acuerdos que favorezcan a la población de su país para ahorrar dinero y retomar el control”. Las probabilidades de una Unión Europea sin el Reino Unido son mas altas que nunca, con un 43% a favor, un 47% en contra  y 10% de indecisos, según Bloomberg.

La popularidad de la salida entre el electorado  se debe en gran parte al número de inmigrantes provenientes de países de la Unión Europea que gozan de una diversidad de beneficios cuando llegan al Reino Unido.

En 2015, alrededor de 330 mil personas emigraron al país en contraste con las 100 mil o menos esperadas por  el Gobierno británico. Este número de inmigrantes propicia una reducción de los salarios mientras sigue en alza  el costo de vida; situación desfavorable para los ciudadanos británicos.

Una parte de los votantes considera que  la permanencia en la Unión Europea no redunda en sus intereses y que no son representados y que fuera de ella se  libran de un organismo que impide el avance del país y el mejoramiento  en la calidad de vida.

imagen

NEGOCIACIÓN. David Cameron y Jean–Claude Juncker. El primer ministro birtánico es presa de sus propias promesas. El líder europeo debe propender por la continuidad del organismo.

AFP

David Cameron intentó reducir el número de inmigrantes y puso mecanismos para frenar la migración, pero falló en su intento, en gran parte por el estatus del país como miembro de la Unión Europea.

Aunque el Reino Unido no pertenece a la Zona Schengen, la cual permite el flujo de personas entre países miembros sin necesidad de pasaportes y controles fronterizos, los ciudadanos de la Unión Europea en el Reino Unido tienen derecho a vivir y trabajar allá, según  el acuerdo con la Unión Europea.  Muchos europeos migran en búsqueda de nuevas y mejores oportunidades en parte de la isla británica. Mientras que es cierto que la manera más fácil de reducir el número de inmigrantes consiste en  salir  de la Unión Europea, es importante recalcar que  no es  el único aspecto en juego con  la decisión del próximo 23 de junio.  Los sectores de presupuesto, regulación, influencia internacional y comercio  deberán someterse a   cambios de diferente índole.

La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria del Reino Unido  calcula que entre 2015 y 2019 habrá contribuido con  alrededor de $13 mil millones al presupuesto de la Unión Europea, dinero que proviene, en su gran mayoría, de los impuestos.

Con el país fuera del conglomerado europeo, el Gobierno puede concretar otras maneras de utilizar el dinero producto del pago de las obligaciones fiscales por parte de los ciudadanos. En la actualidad, el Reino Unido obedece reglas comerciales estandarizadas que rigen en  los países de la Unión Europea.

Fuera del organismo, el Reino Unido puede volver   a crear  regulaciones propias que lo favorezcan en particular.

La campaña en favor de una  salida quiere que el país recupere su poder de influencia en negociaciones internacionales y una mejor representación de sus intereses.

En 2013, en el Consejo de Ministros de la Unión Europea, colectividad encargada de crear sus leyes, el Reino Unido tenía solo 8% de los votos, mientras que en 1973 representaba el 17%. El ponderado respecto al número de asientos en el Parlamento de la Unión Europea disminuyó de 19% en 1979 a 9% en 2014.

Significa esto que la capacidad   para tomar  decisiones se redujo  significativamente e impone el cumplimiento de ciertas leyes y regulaciones por parte del  Reino Unido, algunas ante  las cuales ha votado en contra.

En los  sectores del comercio y de servicios financieros  habrá serias repercusiones si se lleva a cabo el brexit. Con el país fuera de la Unión Europea podrán negociarse tratados comerciales bajo unos  términos más particulares sin  restringirse  por  políticas y procedimientos del conglomerado de países.

Al abandonar esta organización, el Reino Unido se verá obligado a  arbitrar como una sola nación, lo cual puede eliminar parte de su poder a la hora de negociar términos. Los bancos tendrán que negociar nuevas maneras de acceder al mercado del euro y la banca mayorista, en la cual el Reino Unido es líder, y será supervisada por el Banco Central Europeo sin tener las protecciones que gozaba por pertenecer al mercado único europeo.

Por otro lado, renegociar tratados y crear relaciones comerciales implican  un gran esfuerzo diplomático cuya conclusión puede tomar años. Actualmente, la Unión Europea tiene más de 30 tratados bilaterales con más de 50  socios comerciales, lo que le da al Reino Unido una importante ventaja en temas de comercio internacional y relaciones bilaterales y regionales.

El Reino Unido perderá  prioridad en organismos como la Organización Mundial del Comercio, donde la Unión Europea   negocia en bloque para darle  más peso e importancia a sus intereses.

imagen


‘BREXIT’ Y PANAMÁ

El mercado común que proporciona la Unión Europea contiene tres mecanismos dedicados a facilitar el comercio entre los países miembros. Elimina las tarifas de importación; le da el derecho a empresas o personas de vender y de ofrecer servicios e invertir en otros Estados miembros; y reduce el costo a los exportadores, ya que en lugar de tener que cumplir con las reglas de 28 países, la Unión proporciona reglamentos y regulaciones comunes.

Este último mecanismo no solamente es una ventaja para los miembros, sino también para toda nación o extranjero que desee mantener relaciones comerciales con algún país de la Unión Europea, incluyendo al Reino Unido.

Al abandonar esta organización, el Reino Unido se verá obligado a arbitrar como una sola nación, lo cual puede eliminar parte de su poder a la hora de negociar términos.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), la Unión Europea es el segundo socio comercial más importante para las exportaciones panameñas, con el 22.5% del total. En importaciones, es el tercero más relevante  con una participación del 9.6%.

Panamá también es receptor de inversiones europeas, las cuales equivalen  al 35% de la inversión extranjera del país. El Reino Unido representa una gran parte de esta inversión extranjera directa en los sectores bancarios y de telefonía, seguido por España y Francia.

Este vínculo es posible, ya que seis países centroamericanos, incluido Panamá, tienen  un acuerdo de asociación con la Unión Europea, el cual  facilita el intercambio de bienes y servicios.

Si los ciudadanos británicos votan por salir de la Unión Europea, el Gobierno panameño tendrá que negociar nuevos términos y nuevos acuerdos para continuar recibiendo inversión por parte del Reino Unido con la misma facilidad de antes de su salida del organismo  cuando integraba la Unión Europea.

Situaciones similares pueden ocurrir en todo el mundo  y nada parece indicar que será posible predecir el desenlace del referendo del próximo 23 de junio. El Reino Unido  tendrá que votar entre la globalización y la interconectividad, o el nacionalismo y el proteccionismo de sus ideales. Sea cual sea la decisión, el mundo entero será tocado por el resultado.

MÁS NOTAS

RESGUARDAR LA INFORMACIÓN DE LA BANCA EN LÍNEA
CLIENTES RESIDENCIALES DESPERDICIAN 30% DE ENERGÍA
PANAMÁ SEGÚN MOODY’S
YUGOSLAVIA
¿EUROPEOS O BRITÁNICOS?
BANCO MUNDIAL REDUCE AL 2.4% EL PRONÓSTICO DE CRECIMIENTO

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
Recetario
Buscafacil
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email