Edicion N 898 | 20 de octubre de 2015
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

dossier

LA BANCA QUE CABE EN EL MÓVIL



entorno

ÓSCAR CASTAÑO LLORENTE
[email protected]

imagen

funciones. La plataforma de Scotiabank permite transacciones, giros, pagos programados, ahorro programado y adelantos de efectivo en tarjetas de crédito. Fotolia

Abrir una sucursal bancaria tiene un costo mínimo de medio millón de dólares cuando se compra el local.

Su administración implica un gasto operacional mensual de 20 mil dólares en adelante y supera en ocasiones los 45 mil dólares. El banco debe honrar cada 30 días el pago de servicios domiciliarios, nómina, sistemas tecnológicos, papelería, vigilancia y comunicaciones, según  fuentes del mercado.

Esta manera de asumir el negocio financiero, más el asedio de la tecnología, llevó a los bancos panameños a robustecer sus  servicios en línea, en los que el sitio web cumple una función vital. Si antes la clave del servicio  estaba en la atención face to face, uno de los principales atractivos de hoy es la página virtual. Son más fáciles de administrar, bastante menos costosas y se puede acceder a ellas desde cualquier dispositivo móvil.  

Sobre las plataformas electrónicas, en particular las de tipo web, la gerente de canales alternos de Scotiabank Panamá, Carolina Jeff  Petrie, comenta que “representan una propuesta muchas veces más segura, confiable y rápida que aquellas que se realizan de forma presencial, sobre todo cuando se trata de movimientos de grandes cantidades de dinero”.

La afirmación es corroborada por Edgar Betts, director de Smart Card Alliance. El ingeniero panameño sostiene que el “nivel de fraude en la banca en línea no es tan alto, pues se presenta un mayor número de delitos en transacciones de plataformas comerciales como Amazon”.

En cuanto a los servicios en línea de las instituciones financieras, el experto comenta que suelen hacerse consultas, pagos de servicios domiciliarios y otras operaciones aunque “muy básicas”.

Es el comienzo de una tendencia que sin embargo marca importantes estándares de uso en entidades como Banco General. Según un vocero del Banco General, el “52% de los clientes está afiliado a la banca en línea, y el 51% de los inscritos hace consultas mensuales”. 

Un 70% de los clientes de Banesco son a la vez usuarios activos de la banca en línea. “El 50% de nuestros clientes utiliza nuestra página web para consultar o hacer transacciones mensuales”, detalla Mariann Villamizar, vicepresidenta de Gestión de Prevención y Pérdidas de Banesco.

Banco Nacional de Panamá tiene 74 mil 150 clientes afiliados a sus servicios en línea.

Los datos hablan por sí solos  de una alternativa valorada ya por su seguridad y fiabilidad en comparación con otros procedimientos convencionales. “Los movimientos de grandes cantidades de dinero en efectivo o de cheques tienden a representar un riesgo para el personal de una empresa encargado de realizar dichos traslados; y suponen demoras al tener que desplazar el dinero en efectivo”, dice la vocera de Scotiabank Panamá.

imagen

MERCADO. El desafío consiste en conquistar a la generación millenial.
LA PRENSA/Archivo

Los procedimientos de los sistemas de seguridad de los bancos se hacen cada vez más sofisticados y más difíciles de descifrar. La ejecutiva de Banesco explica cómo las transacciones en los canales electrónicos tienen diferentes “factores de seguridad”, por lo que son tan confiables como “las transacciones presenciales” en  sucursales.

“Nuestra banca en línea requiere un usuario para acceder y [exige] un  doble factor de autenticación, el cual consta de una contraseña de acceso definida por el  cliente y una contraseña dinámica de un solo uso (One Time Password–OTP) que puede enviarse por correo electrónico o a [través] de nuestro aplicativo móvil Banesco Token, instalado en el dispositivo celular”.

Sobre la contraseña dinámica, la ejecutiva complementa diciendo que es requerida en las transacciones de alto riesgo o de afectación financiera.

La presión llega desde los clientes, siempre dispuestos a tener equipos más sofisticados. Respecto a esta tendencia y las repuestas empresariales, Telefónica ofreció una conferencia la semana pasada. La presentación reveló cómo el 47% de los usuarios utiliza el móvil para navegar, y anticipó un crecimiento de 50% o más en un año, pues se emplean con mayor frecuencia los diferentes dispositivos móviles.

“Esto se refleja cuando decidimos diseñar una página web, pues no solo pensamos en una desktop o en una laptop porque la gente prefiere acceder a ellas cada vez más con equipos de pantallas más pequeñas”, comentó Robert González Osuna, gerente  de Desarrollo de Telefónica.

Atentos a las dinámicas  del mercado, los bancos de la plaza configuran sus páginas web para atender  a sus usuarios de siempre con la calidad humana exigida por ellos, pero además quieren conquistar el cliente más complejo del mundo financiero, el más familiarizado con los  avances tecnológicos: el millenial.

De este joven nacido entre 1980 y 1992  depende el futuro del negocio bancario.

El reto

“Los llamados millenials imponen nuevos desafíos a la banca”, recordó Giorgio Trettenero, secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos. El agremiado tuvo en cuenta un estudio de KPMG que revela cómo una banca móvil es insuficiente para retener usuarios de 20 a 30 años, “los más propensos a cambiar de banco”.

El “desafío” no es ajeno en Panamá y suma la carga adicional de una plaza donde los clientes se sienten cómodos con la prestación convencional de los servicios bancarios. “En Panamá el cheque todavía circula bastante. Y a la gente le gusta mucho la atención en una sucursal, que suele ser muy buena. El aumento de las transacciones en línea ocurre más que nada, entre otras funcionalidades, porque las personas piden que se les descuenten las facturas de los servicios domiciliarios de la tarjeta de crédito”, resalta Francisco González, gerente general de Davivienda.

Decía Trettero que antes el peligro eran los asaltos a mano armada en las sucursales. “Ahora el 98.5% de los riesgos para los bancos de América Latina es informático y digital”.

En Panamá, por lo menos, ese ponderado es bastante menor. Rolando de León, gerente del Banco Nacional de Panamá, dice que “en la actualidad ofrecemos a nuestros clientes una validación dinámica para sus transacciones monetarias y protección para la prevención del phishing (falsificación) y pharming (suplantación) con nuestra herramienta trusteer rapport (software de seguridad)”.

Son sistemas de defensa y prevención que ilustran cómo la banca panameña hace el tránsito de las sucursales a la red.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email