Edicion N 871 | 14 de abril de 2015
Inicio PP Panamá Relieve Dossiers
 

emprendedores

LA ORFEBRERÍA COMO UN NEGOCIO EXQUISITO



ARTE

SHERLY DÍAZ
[email protected]

imagen

piezas. Vernette Colucci confecciona aretes, anillos, pulseras, collares, brazaletes, pero lo que más se vende son dijes. LA PRENSA/ Eric Batista

La orfebrería, que tradicionalmente era una actividad practicada por hombres panameños, ahora es ejercida con mayor entusiasmo por las mujeres.

La tendencia se ejemplifica en  la diseñadora de joyas y accesorios Melina Typaldos, quien ganó reconocimiento nacional e internacional. Ahora otras panameñas siguen  sus pasos para convertirse en exponentes de un mecardo exquisito.

Vernet Colucci, Mitchelle Quiñones y María Eugenia Feliu comparten la pasión por el diseño, y al principio asumieron este oficio como un hobby. Pasado el tiempo, abandonaron sus carreras profesionales para dedicarse de lleno a este oficio, que también es un arte y un negocio de lujo.

Luego de trabajar por 15 años en una multinacional,  Vernette Colucci decidió hacer un alto en el camino e independizarse para dedicar todo su tiempo y creatividad  a sus dos grandes pasiones: el diseño y confección de joyas, y la fotografía.

La emprendedora inauguró desde hace tres años un  negocio bajo la  marca Vernett Colucci, en el que  su   hermano Edgardo se encarga de trabajar las piezas de plata solamente o de plata bañadas en oro.

Edgardo  aprendió los secretos del oficio de un maestro orfebre experto en hacer las joyas de la pollera. Pero fue a Vernett a quien se le ocurrió la idea de llevar esas piezas al comercio. Ella, además, se encargó de los diseños y del mercadeo de las prendas. En un principio conquistaron un mercado pequeño, pero muy difícil por la sinceridad de las críticas: eran familiares y amigos. Pero luego se volvió más comercial a través de redes sociales como Facebook.

La oferta consiste  en aretes, anillos, pulseras, collares, brazaletes, pero más que nada los  dijes. Los precios  dependen del tamaño, la materia prima y la complejidad del diseño.   Oscilan por ahora entre  los $40 y los $200.

En 2013, los hermanos Colucci  presentaron su primera colección de prendas femeninas basadas en diseños de arabescos tras haber usado técnicas del joyero de la pollera, pero con un toque de moda contemporánea.

En 2014 apareció la segunda colección llamada “Los Camafeos en el Bosque”, compuesta por dijes y aretes con conchas talladas que  incluyeron piedras semipreciosas como jade, coral o perlas.

Vernette promueve el uso de los dijes, tal cual sucede con la pollera al emplear la cinta negra llamada tapa hueso. “La idea es que haya algo de folclore en la moda panameña”, comenta.

Mitchelle Quiñones, bióloga de profesión,   decidió también dedicarse de lleno al diseño de joyas y accesorios.  

imagen
Desde su casa, ubicada en el Casco Antiguo, tiene un  taller cute donde suele crear  fabulosas muestras confeccionadas en  plata. Su estilo lo define como contemporáneo y moderno.

Pero añade un toque moderno y responsable con la  inclusión de  materiales reciclados como tarjetas de circuitos y  discos  compactos.

Emplea piedras semipreciosas o preciosas como ágatas, turquesas, ámbares, amatistas, jade, cuarzos y diamantes.

La estrategia para darse a conocer al público parte de las redes sociales,  principalmente en Facebook e Instagram. Son piezas únicas, con precios entre $350 y $400.

Con su marca “Mitchelleq” espera conquistar  el mercado local, primero, y luego el  internacional.

 Adiós demandas

María Eugenia Feliu es una abogada que desde hace ocho años comenzó a elaborar sus primeras piezas  de plata en el taller de Basilea Orfebres.

Sin embargo, los compromisos con su trabajo  no le permitieron seguir sus clases de orfebrería. Con el tiempo, su cuñada abrió un taller  con el maestro  Gustavo Salazar, quien había sido    profesor de Feliu.

Decidió retomar sus clases de diseño de joyas.

Por razones de tiempo laboral,  abandonó de nuevo el arte de las joyas, pero en mayo de 2014 regresó a tomar clases para asimilar  la técnica de la cera  perdida.

Al igual que Quiñones y Colucci, Feliu usa  la plata como principal materia de sus joyas. Las   decora con piedras como ámbar, perlas, coral y otras. Elabora anillos, collares y pulseras,  piezas con un precio de venta que ronda los $600.

La emprendedora define su estilo un tanto  rococó, y está en proceso de registrar su marca con el nombre de “Tomasita  Felaro”.
 

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email