Edicion N 815 | 25 de febrero de 2014
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

SE BUSCAN INVERSIONISTAS



EVALUAR

Melissa Novoa
[email protected]

|

imagen

PLANIFICACIÓN. Todo emprendedor debe tomar en cuenta no solo el capital, sino el plan de negocios y otros elementos para poder arrancar. FOTOLIA

En estos momentos lo más probable es que en el garaje de una casa, en la habitación de una residencia o en la cafetería de cualquier local se estén gestando  ideas para un proyecto o  para un negocio.

Tal vez algunas queden solo en ideas por temor a dar el siguiente paso, pero lo más seguro es que el mayor obstáculo que encuentren para seguir adelante es la falta de recursos  económicos y de alternativas de financiamiento para terminar de lanzarse al  ruedo.

Luis Shirley Benson es uno de esos emprendedores que tenía hace un par de años una idea revoloteando en su cabeza: ofrecer servicio de virtualización de tecnología para que empresas pequeñas puedan competir con las grandes.

Palabras más, palabras menos: que las pequeñas y medianas empresas (pymes) puedan colocar toda la parte del negocio que no estuviera vinculada directamente  con la operación en la nube.

Esto facilita que por ejemplo, si una pequeña empresa requiere hacer una videoconferencia con su filial o su sucursal en alguna parte del país o  con algún socio o inversionista fuera de  Panamá, pueda hacerla pero en una forma más económica sin necesidad de invertir en un equipo tecnológico, sino solo pagando una tarifa mensual por el servicio.

Shirley Benson abrió SJM Telecom, como llamó a su empresa, con capital de sus socios y de él, pero para poder crecer y captar en los dos próximos años más usuarios para su servicio, requiere más fondos.

“Estamos buscando un millón de usuarios, pero para eso necesitamos mercadearnos en Facebook, Linkedin, Twitter y tener una campaña bien fuerte para atraerlos de América Latina y otras partes del mundo”, asegura.

Buscar esos fondos en una entidad financiera  no era una opción para el presidente de SJM Telecom. Sobre todo porque requería poner un terreno en garantía para solicitar  el préstamo.

“Tú puedes ser Bill Gates, pero si no tienes el terreno olvídalo”, recalca.

Confiesa que al final sus asesores le hablaron de una modalidad de buscar financiamiento que es muy conocida internacionalmente, pero no en Panamá.

Se trataba del crowdfunding que es una especie de financiación colectivo dirigido a emprendedores.

Los asesores le recomendaron Eureka. Una plataforma cuya sede está en Dubai, y que de aceptar financiar el proyecto utiliza el sistema de equity, es decir solicitando un porcentaje de acciones de la empresa a cambio de su inversión.

Shirley Benson sabe que el concepto es poco conocido localmente, pero asegura que en otros países el sistema se viene aplicando desde hace años.

Lo que el emprendedor desconocía es que en Panamá ya se están dando los primeros pasos en  este tema.

Una plataforma de emprendedores para emprendedores

imagen

EMPRENDEDORES. Mónica Mora, Randy Navarro y Davinia Uriel operan la plataforma de ‘crowdfunding’ Costéame. LA PRENSA/Maydée Romero

En Panamá tres jóvenes emprendedores apostaron por la modalidad, ofreciendo la plataforma de crowdfunding denominada Costéame.

Tiene poco tiempo en el mercado, pero a la fecha ya llevan tres proyectos cuyas campañas han sido lanzadas en su plataforma.

Mónica Mora y Randy Navarro cuentan que para poder empezar Costéame se asesoraron con otras plataformas como Fondeadora de México, y en la incubadora de empresa de la Universidad Tecnológica de Panamá  (UTP) para buscar el capital semilla y poder arrancar esta aventura.

Las asesorías y entrenamientos que tomaron junto a su otra socia, Davinia Uriel, los ayudó —como a cualquier emprendedor— a poner sus ideas en orden, a aterrizarlas, a ver todas las fases de emprendimiento desde la búsqueda de los clientes hasta la comercialización.

Y así fue como el 15 de noviembre del año pasado lanzaron en internet Costéame, con su primera campaña: el festival San Francisco de la Montaña.

Los jóvenes explican que las plataformas de crowfunding funcionan lanzando campañas de los proyectos, para recaudar los fondos requeridos en un período determinado.

Costéame ofrece dos servicios: asesoría en la planificación del proyecto y el lanzamiento de la campaña una vez el emprendedor esté listo.

Esa  asesoría consiste en definir lo que se desea hacer, el presupuesto que se requiere —no más de eso— y decidir cuándo se va a ejecutar.

“Si tienes una pata floja en tu idea, si el presupuesto que estás pidiendo no es muy acorde a lo que estás haciendo, es muy poco probable que las personas te apoyen”, reconoce Mónica Mora, quien es la directora de Costéame.

Y eso fue lo que hicieron para recaudar los fondos para que Edilberto Trejos pudiera organizar y celebrar el festival San Francisco de la Montaña.

Mora explica que la modalidad de crowdfunding de Costéame funciona por recompensas. Su socio  Randy detalla que las plataformas de crowdfunding funcionan por recompensas, donaciones o por equity. Como es el caso de Eureka, la plataforma en donde Shirley Benson lanzará su campaña de recaudación de fondos en las próximas semanas.

imagen

Con el festival de San Francisco de la Montaña, por ejemplo, a los que hacían aportes se les regalaba un t-shirt, un botón alusivo al evento, un libro, obras artísticas y hasta entradas para ir al festival.

Randy subraya que lo importante cuando se lanzan estas campañas es que los primeros que aporten sean los amigos, familiares y conocidos.

“De allí comienzas a crear una comunidad o seguidores”, dice.

En sus inicios Costéame está enfocada en proyectos culturales, artísticos, tecnológicos y académicos.

En esa línea lanzaron una campaña para recaudar fondos para Ayudiva, una página web que muestra videos sobre problemas matemáticos, de física o de química presentados por su creador Joel Batista.

Lo que el joven de 16 años buscaba era acondicionar un  estudio de grabación para hacer videos de mejor calidad, con mejor sonido, así como poder aislarlo del ruido externo. Para eso requería recaudar 5 mil dólares.

“Nos reunimos con su papá, firmamos el contrato y enero se lanzó su campaña”, cuenta Mónica. Llegó a colectar una parte y lo que le faltaba se lo donó la fundación de una entidad bancaria.

Aunque con poco tiempo de haber lanzado  la plataforma en internet, los socios de Costéame ya manejan con destreza el concepto de crowdfunding y ellos aconsejan a los que quieran utilizar esa modalidad que: tener la idea clara de lo que quiere hacer a través de la plataforma, pedir lo mínimo posible  y no más de lo que realmente se requiere, que los proyectos ideales para una campaña son los que tienen un presupuesto de  entre mil a 8 mil dólares, que vean esta forma de financiamiento como una alternativa para financiar una fase de su proyecto,  no necesariamente tiene que tener años en el mercado pero sí debe estar bien respaldado, organizado y armado.

Mónica está clara en que para que estas plataformas despeguen tiene que manejar una masa crítica de proyectos “obviamente no estamos en esa fase, pero creemos que poco a poco, cuando el tema se dé a conocer y vaya creciendo, podemos hacer que el negocio tenga éxito”.

En los planes de Costéame está expandirse y ofrecerlo a otros países en Centroamérica.

Porque al final este es un proyecto de emprendedores para emprendedores.

De expertos para primerizos

imagen

INVERSIONISTA. Diego Eleta habla de su experiencia en Venture Club. LA PRENSA/Archivo

Así como existe una plataforma de emprendedores para emprendedores, hace cuatro años existen los ángeles inversionistas o mejor conocido como Venture Club.

Su presidente, Diego Eleta, asegura que su razón de ser no solo es crear un vehículo de inversión, sino una plataforma para apoyar el emprendedurismo en Panamá.

Así en estos años que ha estado funcionando han evaluado 27 proyectos y han invertido en cinco.

Eleta dice que pareciera poco, pero cuando ellos empezaron detectaron no solo que hay una falta de fuentes de fondos para impulsar a emprendedores, sino que a la par había una  falta de emprendimientos.

“Estamos tratando de romper ese ciclo vicioso y convertirlo en un ciclo virtuoso”, confiesa.

Su deseo es que exista un ecosistema de capital para emprendedores, y no que lo acapare uno solo. En la  medida que haya  más fuentes de fondos de inversión, habrá un número mayor de emprendimientos.

Así de simple es la matemática del presidente de Venture Club.

Y aunque en su caso de 27 han invertido en solo cinco, la experiencia fue muy enriquecedora tanto para los ángeles inversionistas como para los emprendedores, porque nadie se fue “con las manos vacías”.

¿Esto qué  quiere decir? Primero porque el emprendedor ingresa a través del Acelerador de Empresas de la Ciudad del Saber, donde lo orientan para que estructure su idea y se convierta en un negocio  potencial.

Y porque una vez llega a la siguiente fase, es decir al Venture Club, también les ofrecen  coaching, que para muchos de los emprendedores es igual de importante que la  inversión.

“Los apoyamos en conocimiento de mercado, en aspectos legales o hacer una red de contactos. O cuando los cuestionamos sobre el proyecto  los orientamos y puede que altere su plan de negocios del original.  Es decir le estamos dando un valor agregado”, destaca.

Pero ¿qué cualidades observa Venture Club para poder financiar un proyecto?

imagen
Eleta dice que no hay una ciencia exacta pero para invertir o seleccionar un proyecto, toman en cuenta que el emprendedor tenga confianza en sí mismo, en su producto o en su servicio, que la idea sea no solo realista sino ambiciosa, que sea innovadora y esto no necesariamente está vinculado con la tecnología, sino en la forma de hacer las cosas, en el mercado al que se  dirige o en los procesos.

Estos fueron aspectos que tomaron en cuenta los ángeles inversionistas cuando lanzaron el primer vehículo (programa) de inversión. Pero como este fue un proceso de aprendizaje tanto para inversionistas como para emprendedores, los primeros se dieron cuenta que había  otros aspectos que debían tomar en cuenta: crecimiento,  es decir si se quiere exportar y necesita el capital para pasar al siguiente nivel; y la oportunidad de invertir en emprendedores que estén fuera del país o que ángeles inversionistas de afuera inviertan en los emprendedores.

Venture Club lanzó recientemente su segundo vehículo de inversión. En esta ocasión el objetivo es invertir cinco millones de dólares, mientras que en el primero fue de 1.5 millón de dólares.

Eleta explica que en el primer año, desde que se lanzó el vehículo de inversión, deben levantar los fondos. El proceso está empezando y aunque ya hay algunos emprendedores inscritos, todavía los que tengan su idea y  plan de negocios bien estructurados pueden aplicar para esta segunda fase.

El empresario entiende que este es un tema de largo plazo y que se puede mantener vivo a través de una estrategia conjunta “para que los jóvenes para que vean otra ruta posible para salir adelante”.

Así lo pensó Luis Shirley Benson cuando montó su negocio.

Por ahora está a la espera de que se suba su campaña en la plataforma de Eureka. Una vez se haga tiene un período de 90 días para recaudar el medio millón de dólares que necesita para dar el salto al mercado internacional.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email