Edicion N° 794 | 10 de septiembre de 2013
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

la voz calificada

UNA GRAN CIUDAD TAMBIÉN PUEDE SER SOSTENIBLE



ESTUDIO

ROBERTO FORTE TAYLOR
[email protected]

|

imagen

CORTESÍA PGBC

Hay cifras que hablan por sí solas, como las que hacen referencia a las ciudades. Según el  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las urbes ocupan el 3% de la superficie de la tierra, producen el 50% de los residuos globales, generan entre el 60% y el 80% de los gases de efecto invernadero y consumen el 75% de nuestros recursos naturales.

Pero no todo es malo. Esas acumulaciones de seres humanos generan ya el 80% del producto interno bruto global, y se espera que para 2050 el 80% de la población mundial viva en grandes urbes.

Para lograr desarrollar una ciudad sostenible debemos desarrollar una economía verde en la que se promueva la producción y consumo sostenibles. De igual manera se debe incentivar la eficiencia de los recursos disponibles, es decir, reducir la extracción de recursos naturales, el consumo de energía y la generación de residuos. Todo esto protegiendo los ecosistemas.

Bastan un par de ejemplos para demostrar la importancia del uso eficiente de los recursos: Con pequeñas inversiones y cambios en nuestros hábitos de consumo se podría reducir hasta el 30% el agua que consumimos, mientras que se podría conseguir un ahorro energético de hasta el 50% en los edificios ya construidos si modificáramos algunas malas costumbres de uso de la energía y se implementara una tecnología eficiente a un costo relativamente bajo.

En cuanto a las infraestructuras urbanas, el objetivo debe orientarse en crear obras públicas que mejoren la eficiencia en el uso del agua, en el manejo de los residuos sólidos urbanos (reducir, reciclar y reutilizar) y en la optimización de los sistemas de transporte público. Al mejorar los servicios públicos más eficientes y como consecuencia reducir la infraestructura de los mismos se pueden lograr ahorros significativos.

Si bien es cierto que Panamá está invirtiendo mucho en infraestructura y transporte, debemos trabajar en cambiar las costumbres de los ciudadanos a través de la educación en el uso adecuado y las ventajas del nuevo sistema de transporte. De esta forma más y más personas se movilizarán en el transporte masivo, dejando de utilizar sus vehículos, lo que reduciría el consumo de combustibles fósiles y por los tanto la generación de emisiones tóxicas y de gases de efecto invernadero.

En temas energéticos el país debe seguir promoviendo la diversificación de la matriz energética. Apostando por la implementación de sistemas de generación de energía solar, eólica, geotérmica y biogás entre otras.  Debemos seguir creando leyes que promuevan e incentiven la eficiencia energética en los diferentes sectores de la sociedad como la ley de Uso Racional y Eficiencia Energética (UREE).

Se deben generar reglamentos técnicos que impulsen el uso de aislantes en techos y paredes, el diseño arquitectónico sostenible y bioclimático, promover la ventilación pasiva, el uso de luz solar natural. Hay que desarrollar mecanismos legales que incentiven a aquellos que la practiquen, penalicen a los ineficientes que no aplican buenas prácticas y criterios de sostenibilidad en sus construcciones.

Se debe promover el reciclaje y desarrollar la infraestructura para esta actividad en toda la ciudad. Una ciudad sostenible disminuye la entrada de los recursos (agua, energía, materiales, etc.) a través de la reducción, reciclaje y reutilización de los recursos. A su vez implementando tecnología eficiente y concienciando a la población sobre el uso responsable de nuestros  recursos.

Además hay que fomentar la compra de materiales locales y reducir el uso de recursos naturales vírgenes.
imagen

CORTESÍA PGBC


¿Qué son los edificios de alto desempeño o edificios verdes?

Son construcciones que cumplen una serie de parámetros y requisitos que les permiten recibir la calificación de sostenibles o verdes. Deben, por ejemplo, reducir su impacto en el medio ambiente, usar de forma eficiente  los recursos (energía, agua, materiales, etc.) y mejorar la calidad de los espacios donde las personas viven, trabajan, estudian, etc.

Entre las recomendaciones que un edificio debe cumplir para ser verde destacan que esté ubicado de manera que se aprovechen de la mejor forma recursos renovables, como el viento (ventilación pasiva) y la luz solar (iluminación natural); que use pinturas y sellantes bajos en contaminantes así como materiales reciclados y/o producidos localmente; que sus paredes y techos estén aislados para reducir la transferencia de la radiación solar a los espacios interiores de las edificaciones y que las ventanas sean de doble vidrio con aislante en el interior que permite la entrada de luz natural pero no de la radiación; que estén pintados en colores claros y texturas lisas que reflejen la radiación solar en vez de absorberla; que usen tecnología de iluminación eficiente como fluorescentes y LED, y de sensores de movimiento para reducir el consumo de electricidad de la iluminación y los aires acondicionados; o que incorpore grifería y accesorios de plomería que reduzcan el consumo de agua potable tales como aireadores e inodoros doble flush, o mecanismos de recolección de  agua de lluvia para la jardinería e inodoros.

Existen certificaciones internacionales como la BREEAM del Reino Unido, HQE de Francia y LEED de Estados Unidos entre muchas otras que establecen los requerimientos mínimos que debe considerar una edificación en su diseño, construcción y operación para considerarse de alto desempeño.  En el caso de LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) creada por el United States Green Bulding Council (USGBC) en  2000. Esta certificación por su dinamismo y constante evolución es actualmente la más predominante alrededor del mundo. 

Panamá se encuentra en el segundo puesto regional con más proyectos registrados y certificados después de Costa Rica y seguido por Guatemala. Actualmente tenemos hasta siete edificios con certificación LEED y hay otros 37 proyectos registrados en proceso de certificación, pero somos los únicos de la región con un edificio LEED Platinum (la máxima calificación) que son los dormitorios de la Ciudad del Saber.

El resto son la embajada de Estados Unidos LEED (la primera edificación en conseguirlo en abril 2008), la sede de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (enero 2013), las oficinas de Bladex (febrero 2013), el centro comercial de Ciudad del Saber (marzo 2013), y dos sucursales de Banco General, la de Clayton y la de Ciudad del Saber (junio 2013).

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email