Edicion N 769 | 19 de marzo de 2013
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

SANTIAGO EN LA ENCRUCIJADA



AUGE

ÁLVARO SANTANA
alvaro.santana@prensa.com

|

imagen

IMPULSO. Cuando fue inaugurada, hace más de 70 años, la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena situó a Santiago en el mapa. Hoy sigue formando a muchos de los educadores  que trabajan en Panamá y es un referente nacional. LA PRENSA/Iván Uribe

Santiago de Chile es una de las urbes con mayor desarrollo económico de Latinoamérica. Santiago de Cuba es la  cuna de grandes músicos e importante centro cultural.

Santiago de Compostela, en España, es famosa por su universidad. Santiago de Querétaro es una de las urbes con mejor nivel de vida  de México.

Además del nombre, hay algo más que une a esas ciudades. Las cuatro  están hermanadas con Santiago de Veraguas.

¿Qué más comparte la ciudad interiorana con ellas?  Con la chilena, la bonanza económica. Con la cubana, el gusto de sus habitantes por la cultura: Con la española, la importancia de la educación en su crecimiento, gracias a la influencia de la Escuela Normal. Con la mexicana el nivel de vida, casi sin delincuencia ni  desempleo.

Esas virtudes hacen de “nuestra” Santiago una de las ciudades panameñas con mejores perspectivas a corto plazo.

Considerada como la cuarta ciudad del país tras la capital, Colón y David, Santiago está cambiando a pasos acelerados.

Este es su momento para subirse al carro del crecimiento... o quedarse atrás.

La base de su economía siguen siendo la agricultura y la ganadería, aunque en franco retroceso. Solo el año pasado, el número de cabezas de ganado se redujo 0.3%, la cabaña porcina bajó 2%, y el número de gallinas retrocedió 22.7%, aunque la provincia sigue siendo el principal suministrador nacional de carne de ave y huevos del país, solo por detrás de la ciudad capital.

Una de las personas que mejor conoce el sector agropecuario es Virgilio Athanasiadis, dueño del Grupo Athanasiadis, un conglomerado agroindustrial que da empleo a casi mil personas y que abarca desde la cría de vacuno, porcino y aves, a la siembra de arroz o el cultivo de camarones.

“El agro en Panamá tiene un incierto futuro”, asegura este empresario, quien ve  una amenaza en el tratado de promoción comercial firmado con Estados Unidos.

“Se ha hecho para que solo una parte se beneficie.  Ellos puede vender aquí todo lo que quieran, pero yo no, porque dependo de una certificación  para la que hay que  esperar mínimo dos años, en ese tiempo la actividad ya está quebrada. No sé cómo se cerró un negocio así”, denuncia Athanasiadis.

Este incierto futuro ha llevado al empresario a diversificar sus actividades e invertir en sectores como construcción o turismo.

La actividad agrícola tiene otro problema: la mano de obra. “El alto costo de los insumos y la escasez de mano de obra son un serio problema”, reconoce Eric Montenegro, presidente de la Cámara de Comercio local.

Las causas hay que buscarlas en el sector de la construcción,  el que más ha crecido en los últimos años, que está demandando trabajadores y “ofrece mejor salario”, dice Montenegro.

Hoy un trabajador de una finca puede ganar entre $10 y $12 diarios, mientras que la construcción paga $20 o $22, además del seguro social.

imagen

ÍCONO. Situado a la entrada de la ciudad, con un diseño moderno y una inversión de 12 millones de dólares, el hotel Mykonos es ya un símbolo de la ciudad. Abrió sus puertas el pasado noviembre. LA PRENSA/Iván Uribe

Innovación


Una vía para reflotar el sector es mediante cultivos innovadores. Es el caso de Agro2, una empresa pionera en la producción de yuca. Ellos tienen dos líneas de producción: la yuca procesada; y la producción de etanol a partir de este tubérculo, un proyecto que está aún en fase de pruebas, con una capacidad inicial de 500 litros diarios, y la posibilidad de llegar a 7 mil en una segunda fase. 

Ethel Van Hulle es la directora financiera de la empresa. Acostumbrada a ir a Santiago desde niña, fue su esposo Frans, nacido en Holanda quien vio futuro en la producción de yuca alimenticia e industrial.

“No comprometemos la yuca de consumo humano, porque la destinada al etanol no es apta para comer”, matiza Van Hulle, quien comenta que tienen 49 variedades registradas con el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá, traídas de Brasil o Colombia.

La empresa dispone de tierras propias y compra la producción a agricultores locales. “Tenemos un proyecto para cortar la yuca en zonas remotas y enseñar a los pequeños productores a secarla, así reducen el peso, dura más y pueden transportarla más fácilmente”, cuenta Mark van Batenburg, gerente general de Agro2.

“Es un crimen que la gente humilde, que produce bien, solo pueda vender una pequeña parte por no poder transportarlo”, dice el responsable de la planta.
imagen

NUEVO NEGOCIO. Antonio Prieto, dueño de pastelería Sabores. LA PRENSA/Iván Uribe


La construcción empuja

El verdadero motor de Santiago en los últimos años ha sido la construcción. En dos años se han comprometido proyectos en la ciudad por $100 millones.

Los más grandes son dos centros comerciales, uno a la entrada, el Santiago Mall, con una inversión cercana a los 60 millones y que albergará entre 250 y 300 comercios y que debería estar terminado a finales de 2013. El otro, Boulevard Santiago, junto a la plaza Banconal, que albergará algunas de las franquicias más famosas, proyectado para el próximo año.

El ingeniero jefe del segundo proyecto, José Horacio Echevers, señala que la inversión total rondará los 20 millones, con una superficie de 4.5 hectáreas.

Echevers asegura que las últimas construcciones en los márgenes de la carretera Panamericana, han convertido a esta vía en la principal arteria comercial de la ciudad, “superando incluso a la avenida Central”.

Sobre el despegue económico de la ciudad, Echevers piensa que “Santiago está mejor que nunca, muchos empresarios han volteado su mirada hacia aquí,  y santiagueños preparados que salieron están volviendo”.

Sin embargo, ese crecimiento no va acompañado de un plan de desarrollo urbano, algo que Echevers y otros ingenieros de la ciudad han exigido al Gobierno, que de momento ha hecho oídos sordos.

 Otros problemas que sufre la ciudad son el suministro de agua; la necesidad de  circunvalaciones; los cuellos de botella  en algunas barriadas para acceder a la Panamericana; la asignación de presupuesto suficiente para el nuevo hospital del Ministerio de Salud; la escasez de estacionamientos en el centro; la ausencia de un gran parque urbano; la necesidad de nuevos y más modernos mercados fuera del centro; o un hospital privado. 

 El ingeniero municipal es Sixto González. Desde su despacho  reconoce que la falta de un plan territorial “puede echar para atrás a algunos inversores, por eso es urgente que se tramite”, y recuerda que el anterior gobierno “dejó una partida destinada para este plan, pero el actual la dedicó a otra cosa”.

imagen

INNOVACIÓN. Mark van Batenburg, de Agro2, trabaja con yuca. LA PRENSA/Iván Uribe

 “Si gestionáramos los impuestos nosotros mismos, sería diferente”, señala González.

En este sentido, Moley Ibarra, representante del corregimiento de San Martín, señala que Santiago es uno de los cinco municipios del plan piloto de descentralización junto a David, Panamá, San Miguelito y Colón.

“Tenemos un presupuesto de más de 3 millones. Al descentralizar superaríamos los 30 millones según un estudio de hace cuatro años, aunque tendríamos  nuevas competencias que ya no supliría el Gobierno,  como el mantenimiento de escuelas, de carreteras internas, de la red de agua, la basura...”.

Ibarra denuncia, además, que “la mayor y mejor inversión se está haciendo en las afueras de Santiago”, y que el casco urbano “quedará como la avenida Central de Panamá, deteriorada y que nadie la visita”.

 La sociedad civil también se mueve en Santiago. Eldys Adames es ingeniero e impulsor del Grupo Pro Desarrollo Urbano de Santiago. Su objetivo también es es reglamentar un nuevo plan territorial. “Con un plan de reordenamiento urbano no estaríamos tan expuestos a las decisiones del alcalde o del ingeniero municipal”, asegura Adames.

Entre las medidas concretas que proponen está unir las industrias en zonas específicas fuera del centro o habilitar la avenida Sur en una sola dirección, para desahogar la Central.

imagen


La vivienda repunta


“Las promotoras en Santiago no tenemos queja, hay clientes para todos”, así de sincero se muestra Iván Esquivel, un promotor local que se ha especializado en viviendas sociales, porque  “tienen más rotación, se construyen más rápido y se venden antes”, asegura, aunque reconoce que en los últimos “dos o tres años” se están construyendo casas por encima de $150 mil.

Según Esquivel, que en la actualidad tiene cuatro proyectos con más de 120 viviendas, “vienen buenos tiempos”, porque la construcción y los malls van a generar mucho empleo estable, lo que aumentará el número de personas con posibilidad de acceder a crédito y, por tanto, una mayor demanda de viviendas. “Ya harían falta más de mil viviendas”, asegura el promotor.

Y hablando de crédito, la ciudad cuenta con unas 30 entidades financieras y hay proyección de que lleguen otras nuevas. 

¿Y los microempresarios?
imagen

TAMAÑO. Santiago Mall tendrá entre 250 y 300 espacios comerciales. Debe abrir este año. LA PRENSA/Iván Uribe


El boom económico de la ciudad también está beneficiando a los pequeños y microempresarios. La construcción ha generado a su alrededor mucho movimiento de vendedores de comida y bebida, así como de servicios auxiliares y comercio.

Antonio Prieto abrió su panadería Sabores a pocos metros de la iglesia hace seis meses. En ese tiempo se ha consolidado como un lugar de encuentro para la gente adinerada de Santiago.

“Todo lo hacen pasteleros y cocineros locales de forma artesanal”, dice Prieto, quien por motivos personales ha decidido regresar a Bocas del Toro, donde vivía con su esposa y vender el negocio. “Alguien que sepa llevar un negocio así podría sacarle más de 10 mil dólares mensuales, y más con lo que está creciendo esta ciudad”.

Quien está dando los últimos retoques a su nuevo proyecto es Augusto Hidalgo. Se trata de una boutique de lencería femenina con una sección de juguetes sexuales. “Santiago se está convirtiendo en una ciudad cosmopolita, es un lugar de paso, con gente de todos lugares, ¿por qué no invertir aquí?”, dice Hidalgo. “Estamos emocionados con el proyecto, creo que va a pegar”.

También Héctor Rodríguez, que ha creado CompuExpress, es optimista. Él es santiagueño, estudió allí y ahora ve en el crecimiento económico una oportunidad de negocio.

“Es más fácil empezar en una ciudad que no está tan desarrollada. Queremos ofrecer servicios para que no tenga que venir una empresa de Panamá a hacerlo”, dice. Su empresa ofrece soporte técnico informático con creación de páginas web, redes sociales, etc.

Luis Mendoza es otro joven emprendedor, su empresa, Comercializadora Urracá, ayuda a otros empresarios a establecerse en Santiago. “Hay muchos microempresarios que están saliendo de la informalidad, por ejemplo los chicos que llegan de las facultades de turismo y están montando negocios muy serios”.
imagen

TRADICIÓN. La avenida Central sigue siendo la más agitada. LA PRENSA/Iván Uribe


El turismo ayuda

Este es otro de los sectores que crece en la provincia. Desde su estratégica ubicación, Santiago es un buen punto de partida para paseos tanto hacia las playas como hacia la zona montañosa.

Por eso proliferan los hoteles. Además de la remodelación y ampliación del Hotel Gran David o del Galería, la ciudad cuenta desde noviembre con un nuevo establecimiento, el Mykonos, que con 92 habitaciones y un centro de convenciones para 700 personas es uno de los referentes de la ciudad, con una inversión de 12 millones de dólares por parte de los Athanasiadis.

“Santiago está volando”, dice el patriarca de la familia con la credibilidad que da la experiencia. No sabemos si llegará a ser como esas otras ciudades hermanas de nombre Santiago, pero está en el camino.

GALERÍA

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email