Edicion N 764 | 05 de febrero de 2013
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

EDUCACIÓN ENFRÍA LA ECONOMÍA PANAMEÑA



ESTUDIOS

SHERLY DÍAZ
sherly.diaz@prensa.com

|

imagen

FORMACIÓN. Los empresarios dicen que las mayores deficiencias de los estudiantes están en las matemáticas, el inglés y el español.
LA PRENSA/Iván Uribe

Panamá tiene al menos 14 documentos diagnósticos y pronósticos sobre la educación en el país, pero ninguno se ha logrado ejecutar completamente para formar estudiantes con un grado óptimo o aceptable de conocimientos que les permita contar con las aptitudes que demanda el exigente mercado laboral.

Como grave, de baja calidad y crítica son algunos de los términos que emplea el sector empresarial para calificar el sistema educativo público, y que basado en sus experiencias presenta las más graves deficiencias.

Los egresados del sistema educativo, ya sea de la educación formal o capacitación técnica, resultan ser jóvenes con muchas carencias o limitaciones, por lo que las empresas tienen que invertir tiempo y recursos para llenar los vacíos que se arrastran desde la educación secundaria, vocacional y universitaria.

Las consecuencias para las empresas son serias: pérdida de productividad y competitividad, dificultades para conseguir personal calificado en ciertas áreas, sumado a una alta rotación de personal por canibalización del recurso humano.

imagen

CARENCIA.  En la actividad turística se ha tenido que formar el personal poco a poco.
LA PRENSA/Jihan Rodríguez

También tienen que hacer una  mayor inversión en entrenamiento, contratar personal extranjero en sectores dinámicos de la economía que requieren de talento no disponible localmente y los costos salariales que esto   conlleva, asegura Irvin Halman, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap).

Los empresarios creen que  los estudiantes presentan mayores deficiencias en materias  como matemáticas, tecnología, inglés, español y en las destrezas para la aplicación de los conceptos aprendidos. Por ello, es vital reforzar estas materias. 

Esta experiencia la ha tenido el call center Apac Customer Services Panamá.

Lamentablemente la realidad es que no existe personal calificado, situación que es el resultado de una educación deficiente, principalmente en el sector público, comenta Joseph Fidanque III, gerente de este  grupo.

“Es  triste porque hay una deficiencia grande de gente que no sabe leer y escribir” señala el  ejecutivo.

Debido a las carencias del sistema educativo, se debe invertir cada año en entrenamiento para sus colaboradores.

“No es el hecho de que inviertas dinero, es el tiempo de la persona que no está produciendo sino entrenándose en manejar programas como Excel y en reforzar la pronunciación del inglés”, argumenta.

Periódicamente este call center recluta a 100 personas y solo terminan contratando a 25  que dominan el inglés, ya que  atienden en su mayoría a clientes que hablan este idioma.
imagen

atraso. Panamá avanzó de forma general, pero no en educación.
LA PRENSA/Jazmín Saldaña

En Apac trabajan 3 mil colaboradores, de los cuales el 75% domina el inglés y el otro 25% el  español y portugués.

Destaca que el negocio de call center no crece en el país porque falta personal.

Toda la industria cuenta con cerca de 10 mil empleos, pero tendría capacidad para crecer a 25 mil si existiera la mano de obra calificada, dice Fidanque III.

En el caso de Apac podría doblar el personal, a 6 mil colaboradores—.

En la multinacional Procter & Gamble  (P&G) la realidad es un tanto diferente.

Leopoldo Enrique Salgado, director asociado de recursos humanos de P&G, señala que en Panamá tienen una operación de más de 800 empleados, de los cuales 100 son panameños, lo que aclara es parte de la representatividad geográfica de los países a los que sirve la empresa.

La empresa recluta empleados de tiempo completo y a becarios universitarios. Estos últimos representan un semillero de futuros profesionales.

Aunque esta estrategia no es exclusiva de Panamá, Salgado advierte que la realidad es que lo que se enseña en las escuelas no es lo que requiere el mercado laboral.

El ejecutivo hace referencia principalmente a las destrezas y actitudes con las que debe contar el personal, como tomar decisiones, tener iniciativa y resolver problemas

“Nos hemos dado cuenta  de que en las universidades no tienen simuladores que les enseñen a los chicos las consecuencias de una decisión  en el corto, mediano y largo plazo”  dice Salgado.

Explica que, en general, las universidades revisan casos teóricos, en que si el alumno hace mal las cosas o toma malas decisiones, lo peor que puede pasar es que el profesor le ponga una mala calificación.

 La realidad es que una decisión mal tomada puede significar enormes pérdidas para una  empresa.

Gaspar García de Paredes, miembro de Unidos por la Educación, respalda este argumento y dice que incluso las universidades tienen que mandar a los estudiantes a una capacitación previa para entrar a los centros de enseñanza superior.

“Se ven obligadas [las universidades] a gastar en el primer año en lo que los chicos debieron traer de la secundaria; y la universidad no puede lograr su meta, se demora y cuesta más” indica García de Paredes.

El empresario dice que lo más difícil de traer a una corporación son las actitudes, como la falta de iniciativa. Esto para él es grave porque lo que están requiriendo las compañías es personal con energía y motivación para lograr sus objetivos.

Repercusiones

El más reciente informe del Índice Global de Competitividad de 2012 colocó a Panamá en la posición número 40. Sin embargo, ocupó el lugar 113 de 144 países objeto de estudio, en cuanto a la calidad de la educación que se imparte en las aulas de clases.

 Panamá ha avanzado de forma general, pero no en educación, reconoce Roberto Troncoso, presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede).

“Sí, hemos avanzado en crecimiento, pero no en desarrollo, y esto depende de los ciudadanos del país” destaca.

Muchas empresas llegan a Panamá con la esperanza de encontrar un mercado laboral que cubra sus expectativas; pero la realidad es otra, dice Troncoso, quien asegura que muchas hacen nuevamente sus maletas y se van.

Un ejemplo  de ello es el turismo, que ha tomado fuerza en los últimos años; una industria en la que se pensaba existía el personal bilingüe y con vocación de servicio, pero lo cierto es que este se ha tenido que formar poco a poco.

Troncoso lanza una advertencia: la educación no va de la mano del crecimiento económico que tiene el país.

Mientras que la ministra de Educación, Lucy Molinar, acepta que durante años los estudiantes que salían de los colegios no tenían las suficientes destrezas para  insertarse en el mercado laboral porque lo que recibían eran contenidos del siglo pasado.

imagen

laboral.  Apac Customer Services Panamá debe invertir cada año en entrenamiento de sus colaboradores.  LA PRENSA/Iván Uribe

Por esa razón, en su administración se decidió hacer la transformación curricular.

“Con la estructura institucional que hemos creado, con el equipo nacional de innovación y actualización curricular se tiene el deber —en enero y septiembre de cada año— de actualizar los contenidos. Con eso nos aseguramos de que el país nunca más quede estancado en el tiempo”, dice, convencida, Molinar.

Lo cierto es que durante años el país ha carecido de un sistema educativo de calidad, lo que afecta a todos los sectores de la economía, sobre todo a aquellas áreas dinámicas que están en pleno crecimiento y en donde no se consigue el recurso humano  capacitado.

La principal consecuencia para los jóvenes es que perderán oportunidades al no contar con una educación apropiada y de calidad, quedando en desventaja en el mercado laboral al no disponer de las herramientas que se exigen en el mundo de hoy, y que brindan otros países.

Aquellos que  no tienen una buena educación ponen en riesgo su aspiración de un empleo bien remunerado o tienen el peligro de caer en el conformismo; o buscan alternativas de dependencia en el Estado o, lo que es peor, caen en la delincuencia, resalta Halman de la Cciap.

Fallas en el sistema

El sistema educativo panameño ha tenido varios baches, entre ellos la incidencia de la política en el Ministerio de Educación (Meduca), la falta de continuidad en planes y las resistencias naturales al cambio por parte de gremios magisteriales.

El hecho de no haber atendido oportunamente y de manera consistente la formación y capacitación docente, considerando las últimas herramientas tecnológicas, las destrezas pedagógicas y los contenidos curriculares basados en competencias ha generado atrasos importantes en la calidad de los resultados del sistema educativo.

Por muchos años la enseñanza ha sido “memorística en lugar de analítica” para el desarrollo del pensamiento crítico en los estudiantes, ya que esto es necesario para el éxito laboral y propio de toda persona en sus actividades cotidianas, explica  Halman.

Para la exministra de Educación Doris Rosas de Mata, el sector educativo público se ha politizado y cada vez que llega un nuevo ministro cambia lo que se había avanzado la anterior administración. A su juicio es necesario que el tema se vea como una prioridad nacional, que se firme un pacto nacional con un mínimo de tres periodos presidenciales para ver los resultados a largo plazo.

En ello está de acuerdo, Luz Mila Sánchez, secretaria general del Frente Reformista de Educadores Panameños, que opina que se debe formar una comisión de alto nivel que presente propuestas del sector educativo, pero que no cambie  cada cinco años cuando entre un nuevo Gobierno; y así se garantice la continuidad de la educación.

Sin embargo,  Molinar, titular del ramo, asegura que ha habido 25 sesiones de diálogo  para elaborar los planes nacionales de educación. 

La ministra cree que lo que hay que hacer ya se empezó a ejecutar bajo su administración. “Todo estaba estudiado y solo había que hacerlo. Hay que crear un plan y darle continuidad”   comenta.

Mientras no se tenga verdadera voluntad de hacer una reforma integral con una visión de largo plazo, de nada valdrán los  diagnósticos sobre la educación en el país. Y los empresarios tendrán que continuar enseñando lo que no se hizo en la escuela.

GALERÍA

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email