Edicion N 761 | 15 de enero de 2013
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

DESPEGUE ECONÓMICO DE PENONOMÉ



SECTORES

ÁLVARO SANTANA
alvaro.prensa@prensa.com

|

imagen

Auge. En el parque 8 de Diciembre confluyen las calles tradicionalmente más comerciales de Penonomé. LA PRENSA/Iván Uribe

En 1671, el pirata Henry Morgan saqueaba ciudad de Panamá. La capital se trasladaba entonces a un pequeño pueblo del interior: Penonomé.

Fue poco tiempo, pero le sirvió para crecer como pueblo y convertirse en  capital de la provincia de Coclé en 1886.

Sin embargo, Penonomé llevaba décadas apagándose en los márgenes de la carretera  Interamericana, bajo la sombra de la boyante Aguadulce.

Eso hasta ahora, ya que la ciudad se ha convertido en un foco de atracción para inversionistas, turistas y multinacionales que están dejando una lluvia de dólares entre sus habitantes.

Además de su excelente ubicación, en el centro  del país, hay tres sectores que desde hace dos años impulsan la economía: turismo, minería y construcción.

La cercanía de las playas genera movimiento de turistas por sus calles y comercios; las dos minas instaladas en la zona (Petaquilla y Minera Panamá) han desplazado a la zona a miles de trabajadores, la mayoría con altos salarios, que duermen, comen, compran y se divierten en Penonomé; y la construcción residencial y de centros comerciales hace que encontrar un albañil o un plomero sea prácticamente una misión imposible.

Alrededor de estos sectores los negocios surgen en cualquier esquina. Cerca de mil empresas nuevas se crearon en 2012 en Penonomé, según datos del Ministerio de Comercio e  Industrias. 

Un paseo por la ciudad es suficiente para ver que, además, la mayoría de estos negocios son rentables en un tiempo récord.

imagen

NOVEDAD. En la ciudad no había ‘boutiques’ como la que regenta Julio Escalona.
LA PRENSA/Iván Uribe

Éxito rápido

Es el caso de Euclides Hernández, un joven penonomeño que empezó a fabricar arepas en la parte trasera de su casa  hace seis meses. El negocio se inició con una inversión de 20 dólares, hoy lleva ya 17 mil invertidos.

Hernández vio en los empleados de Minera Panamá un público potencial, y actualmente la  multinacional es el principal cliente de Mr. Arepa. “Al cierre de 2012, la mina me estaba pidiendo cuatro mil o cinco mil arepas semanales”, dice.

“Cuando empezamos  me preguntaron si podía montar una planta con ciertas características, y me dije, vamos a montarla”, cuenta este  empresario, que decidió ir a formarse a Medellín (Colombia) y comprar la maquinaria necesaria para poder llegar a producir a corto plazo hasta cinco mil arepas diarias. Su negocio va tan bien que  en 2013 ya tiene marcadas nuevas metas: comprar un camión refrigerado, construir un cuarto frío y montar unas oficinas en su propia casa.

La llegada de turistas y trabajadores de alto poder adquisitivo ha hecho que proliferen los centros comerciales. Iguana Mall ha sido el último en inaugurarse y ya hay otro previsto.

imagen

Crecimiento. En cinco años, la empresa de Yeison López ha pasado de 4 a 200 empleados. LA PRENSA/Iván Uribe

Julio Escalona tiene un local en este centro. Es uno de los socios de Room 24, boutique que mezcla marcas conocidas con diseñadores emergentes y  prendas a medida. Un concepto desconocido en Penonomé que, sin embargo, “está funcionando muy bien, una tienda como esta en Albrook Mall maneja los mismos números que manejo yo aquí”, dice Escalona.

“Tenía noticias de que el pueblo estaba creciendo y había que apostar. Lo importante es llegar el primero”, afirma.

Más visionaria aún fue Elisabeth Ortega, dueña del salón de belleza Liza. “Cuando llegué, hace cinco años, pensé que más adelante la ciudad podía progresar, y así ha sido. Me ha ido tan bien que he tenido que  agrandar el negocio y ya me estoy planteando otra ampliación”, dice.

imagen

Éxito. La minera compra semanalmente unas cinco mil arepas a Mr. Arepa. LA PRENSA/Iván Uribe

La clientela de Elisabeth ha pasado de ser mayoritariamente local a gente de otras provincias y extranjeros. Esta empresaria anima a cualquier persona formada a buscar trabajo en Penonomé ya que “si viene preparado seguro que encuentra empleo y con mejores condiciones que en Panamá”. Sin embargo, defiende a los trabajadores locales: “hay que formarlos, pero están bien dispuestos a trabajar”, dice.

El motor es la construcción

Este sector es uno de los generadores de crecimiento en la zona. Del boom de obra civil y residencial se ha beneficiado Yeison López, gerente general de GeoPanamá, una empresa especializada en topografía. En solo cinco años, la empresa que dirige ha pasado de contar con cuatro trabajadores a más de 200.

“Apostamos por Penonomé y hemos ganado”, dice López, satisfecho “y con perspectivas de seguir invirtiendo y creciendo”.

imagen

Cambio. Elisabeth Ortega trasladó su salón de belleza de Panamá a Penonomé con gran éxito. LA PRENSA/Iván Uribe

“GeoPanamá nació aquí —continúa— y hemos recibido un apoyo inmenso de la población, de hecho del 80% al 85% de nuestros trabajadores son coclesanos, por eso queremos seguir aquí”.

Para López, la ubicación de Penonomé, las facilidades administrativas y el precio de las oficinas son motivos más que suficientes para mantener la casa matriz de la empresa allí.

Actualmente GeoPanamá está presente en la construcción del futuro parque eólico de Penonomé de  Unión Eólica Panameña, con  una inversión de 450 millones de dólares; en Minera Panamá, con quienes tienen un acuerdo para al menos tres años y 80 personas vinculadas, y cuya inversión supera los seis mil millones de dólares, más incluso que el costo de la ampliación del Canal; en la nueva policlínica;  la vía Llano Grande o de la subestación eléctrica Llano Sánchez. 

Sobre el crecimiento de la ciudad, López cree que “estamos en pleno apogeo” y que “vienen cosas muy grandes: centros comerciales y empresas que se están instalando, aunque aún faltan servicios que suplir. Quien planee invertir debe plantearse la opción de pensar en tierras, negocios y puntos estratégicos para todo lo que viene en Penonomé”. 

Optimista pero más cauteloso es Antonio González, veterano empresario  de Penonomé que tras 36 años al frente del hotel Dos Continentes. Asegura que “en todos estos años este es el crecimiento más grande que he visto, es un boom, aunque tengo miedo de que se desinfle tan rápido como ha crecido”.

A él el crecimiento le ha ido muy bien, “ahora en lugar de alquilar las habitaciones en época de Carnaval, lo hago por largas temporadas a trabajadores de la minera, que pagan seis meses por adelantado”, asegura.

María Luisa Dutary, también regenta un hotel, La Pradera. Ella lleva ya 11 años al frente, pero desde hace tres “ el cliente ha cambiado. Antes éramos un hotel de carretera, ahora hay extranjeros que vienen de turismo, y otros muchos por trabajo, la mayoría para la minera o para subsidiarias, con  estancias largas, meses incluso”, dice.

imagen

Carlos Jaén LA PRENSA/Iván Uribe

El crecimiento en su mano

Uno de los “culpables” del despegue económico de Penonomé es la empresa Unión Eólica Panameña. Ellos son los responsables del parque eólico que en un año estará generando electricidad para 500 mil personas.

Además de una energía limpia, su director general, Rafael Pérez-Pire, enumera los beneficios para  la zona: licencias e impuestos que van a las arcas municipales; alquiler de los terrenos donde van instalados los molinos “aproximadamente un millón de dólares anual”;  destinar el 10% de los ingresos de la venta de los bonos de carbono en beneficio de la comunidad (a partir de 2015) ; o la construcción de un Centro Nutricional con un presupuesto de 700 mil dólares.

Una de las personas que más directamente ha vivido este auge es Paula González, la notaria de Penonomé. El número de documentos que pasa por sus manos se ha multiplicado por tres desde que llegó al cargo en 2009. “Lo que más ha crecido es vivienda. En 2010 eran  las llamadas de interés social, en 2011-2012, ya eran de ingresos superiores, de 56 mil  a 66 mil dólares, y ahora estamos viendo nuevas barriadas de 100 mil a 150 mil, lo que quiere decir que ha aumentado el número y la calidad de la vivienda”, dice.

El incremento de población ha hecho que los precios se disparen. Hace apenas un año se podía alquilar una vivienda de barriada por 150 dólares, hoy el precio está en 500 o 600, y puede llegar hasta los  mil 500.

Otro hecho interesante es la proliferación de distribuidores de vehículos. Recientemente Ricardo Pérez ha abierto un establecimiento; Hyundai cuenta con un vendedor y Nissan hace ferias regularmente. “Si se han instalado aquí es porque han visto lo que todos estamos viendo”, dice González.

imagen

Paula González LA PRENSA/Iván Uribe

No todo es de oro

La ciudad tiene entre cuatro mil y cinco mil viviendas planificadas, un crecimiento que, sin embargo, no parece llegar acompañado de un incremento de la inversión pública en infraestructuras.

“¿De qué nos sirve tener muchas viviendas si hay el mismo alcantarillado; de qué nos sirve tener 10 mil viviendas si tenemos el mismo sistema de luz que se va y viene?”, se pregunta la notaria, quien concluye: “debemos ver el futuro, las autoridades, da igual el partido al que pertenezcan, deben ver Penonomé como algo grande”.

El año pasado se iniciaron mil construcciones entre viviendas y  comerciales, un 30% más que en 2011 (758 construcciones iniciadas) y para este año se superarán las mil 200 en barriadas, comercios o industrias según Carlos Jaén, alcalde de Penonomé.

“Hasta ahora ha impactado la mina, pero este año viene el proyecto eólico, nuevos centros comerciales, la terminal de transporte, al estilo Albrook, un proyecto que superará los 30 millones  y que debería iniciarse en mayo-junio”, apunta el edil.

“El penonomeño tiene ahora más dinero, hay una oportunidad de plazas de trabajo, el que no trabaja es porque no lo busca”, dice Jaén.

imagen

Romel Quiroz LA PRENSA/Iván Uribe

Un ejemplo: un agricultor que manejaba un tractor y que ganaba unos 350 dólares, está ahora manejando equipo pesado en la mina por mil.

Jaén reconoce, sin embargo, que el municipio tiene algunos déficits que hay que subsanar, como  la seguridad o la venta de alcohol “que ha disparado la violencia doméstica y es algo que me preocupa”.

Desde Ampyme, su subdirector general, Jorge González, penonomeño de nacimiento y de familia de comerciantes, cree que uno de los puntos fuertes de la ciudad es “su posición geográfica, con las mejores playas del país a 15 minutos, zonas de montaña a otros  15, diversidad de fauna y flora, tenemos de todo”.

Acostumbrado a conversar con los comerciantes, González asegura que “si hablas con ellos están contentos porque las ventas han crecido al menos un 15% en poco tiempo”, “Se mueve dinero en Penonomé”, dice.

El turismo debe ser una fuente de ingresos constante en el tiempo. El viceministro de la Autoridad de Turismo, Ernesto Orillac, cree que “lo importante es organizar todo este crecimiento. El ordenamiento recae en los gobiernos locales, que tienen una gran responsabilidad para crear planes sostenibles en el tiempo. Desarrollando eso tendrían mucho más de todo”.

Para Orillac, si actualmente hay un lugar en el que invertir en Panamá “sería en el área de Coclé-Penonomé-las playas”, ya que la llamada “riviera panameña’ va ser el desarrollo más grande que va a tener el país en los próximos años”.

Menos optimista se muestra Julio Botello, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá. En su opinión, el crecimiento de Penonomé está motivado por la iniciativa privada: “el desarrollo de vivienda es privado, los hoteles, los centros comerciales, restaurantes, entretenimiento... el Gobierno no está invirtiendo, sino que son los mismos penonomeños los que lo están haciendo”. 

Para el representante del partido Popular en el ayuntamiento de Penonomé, Romel Quiroz, los mayores problemas que genera este crecimiento son  “la inflación interna que ha cuadruplicado el costo de vida en poco tiempo” y que no  haya “una planificación real de lo que viene, se hacen las cosas improvisadas”, en referencia a los problemas de agua y luz que sufre  el municipio.

Aunque reconoce que la inyección económica es grande, Quiroz recuerda el daño ecológico “permanente” que supondrá la minería “que contamina los recursos hídricos con químicos y que produce deforestación”.

Para lo bueno o para lo malo, Penonomé está en el punto de mira.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email