Edicion N 758 | 11 de diciembre de 2012
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

dossier

FALTA DE DIVULGACIÓN LIMITA EFECTOS DE LA LEY DE FOMENTO INDUSTRIAL



NEGOCIO

SHERLY DÍAZ
sherly.diaz@prensa.com

|

imagen

ESTÍMULO. Tasty Foods Industries, Inc. es una empresa que ha aprovechado los incentivos. LA PRENSA/Ana Rentería

Como buena, pero con poca   divulgación ha sido calificada tanto por el Gobierno, como por algunos industriales la Ley 76 de 23 de noviembre de 2009 que dicta medidas para el fomento y desarrollo de la industria en Panamá.

La ley entró en vigencia en enero de 2010 con el objetivo de fomentar la inversión en la agroindustria y en las industrias manufactureras.

Hasta la fecha,  19 empresas — que han invertido más de $32 millones— se han beneficiado del certificado de fomento industrial (CFI) que otorga esta ley (ver recuadro: Empresas con CFI).

A la agroindustria se le ha aprobado más de $1 millón en CFI y a la industria manufacturera $7.4 millones, entre ambas suman más de $8 millones, asegura  Ahmed Morón, director nacional de Industrias y Desarrollo Empresarial del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

A una empresa del sector industrial que produce juegos, por ejemplo, y que hace una inversión de 100 mil dólares, se le regresa el 35% de esta  para el pago de sus impuestos fiscales en un período de ocho años.

Sin embargo, el funcionario reconoce que el proceso para obtener el CFI tarda alrededor de siete meses, lo que a su juicio es “demorado”. 

La empresa se acerca al Mici, inscribe el proyecto, se emite un informe que va al Consejo Nacional de Política Industrial (Conapi), que aprueba o no el certificado. En caso de aprobarlo se hace una resolución que va al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de ahí pasa a la Contraloría General de la República para su refrendo.

Morón dice que se está tratando de mejorar estos tiempos a la mitad. “Lo que buscamos con esto es agilizar los trámites para la industria y estamos ultimando los detalles”, dice Morón.

El objetivo de reducir el tiempo sería tratar de emitir un mayor número de CFI. Para ello, el Conapi ha programado una reunión en el mes de enero de 2013.

Aida Michelle de Maduro, presidenta del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), califica como “buena” la ley de fomento industrial porque promueve la inversión en nuevas tecnologías, pero para poder recibir los beneficios de la ley se tarda —a su juicio— más de un año y así se pierde el efecto positivo de la misma.

“Algo que es muy bueno se ha convertido en algo burocrático porque el proceso es demasiado largo. Debemos ser más ágiles”,  reconoce la presidenta del SIP.

Falta divulgación

Algunas empresas que se han visto beneficiadas con el certificado no opinan que el proceso sea demorado, e incluso creen que es positivo que las autoridades se tomen su tiempo para evitar que algunas compañías quieran incluir gastos o inversiones que no corresponden para beneficiarse del CFI. Así opina Ramiro Góngora, contralor de la empresa Tasty Foods Industries, Inc., empresa que produce entre 15 millones y 20 millones de unidades de pan por año.

El ejecutivo opina que lo que hace falta es más divulgación de la ley de fomento industrial.

El año pasado,  la empresa logró su certificado en cinco meses e invirtió $1 millón  para la compra de equipos (amasadora, empacadora y batidora).

Y antes de esta Navidad espera tener respuesta de la solicitud del segundo incentivo. Este año, la empresa  invirtió más de $2 millones para  la compra de hornos de gran tecnología con menos consumo de energía.

Iris López, gerente administrativa del Grupo Athanasiadis, empresa que produce y comercializa productos de valor agregado principalmente a base de cerdo, coincide con Góngora en que la ley es buena, pero agrega que ha faltado más divulgación.

El grupo— dice la ejecutiva— en su momento aplicó para recibir los beneficios de esta ley, pero  como ya la empresa tenía otro incentivo decidió declinar de su intención.

Los beneficios

Para recibir los beneficios de la ley, la empresa tiene que invertir en alguno de los cinco pilares fundamentales de la industria como: planes de  investigación y desarrollo, sistema de gestión y aseguramiento de calidad  y gestión medioambiental, inversiones  o reinversiones de utilidades, capacitación de personal e incremento del recurso humano asociado a la producción.

Una vez la compañía hace la inversión, debe realizar el trámite correspondiente ante el Mici.

Las empresas agroindustriales que inviertan en algunas de las  áreas detalladas en la ley tendrán un beneficio de 35% de reintegro de los desembolsos realizados en dichas actividades y de 25% para las demás empresas industriales.

Hay que tener el certificado vigente para que también se acoja al beneficio del 3% de importación, es decir, que si una empresa necesita traer equipo y el impuesto de introducción  es  de 10%; la empresa solo pagará el 3% por el beneficio de la ley.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email