Edicion N 753 | 06 de noviembre de 2012
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

relieve

PRESIDENTE EJECUTIVO DE BLADEX CON PASAPORTE REGIONAL



RUBENS AMARAL JR.

ÓSCAR CASTAÑO LLORENTE
ocastano@journalist.com

|

imagen


En el símbolo del Bladex aparecen dos velas infladas que jalonan el desarrollo y la integración del comercio exterior de Latinoamérica y el Caribe. Una de ellas luce un tono amarillo en referencia a las riquezas de la región. La otra se cubre de verde y le rinde homenaje a la abundancia natural de sus países.

En la mitad de ambas aparece un triángulo pintado de azul, orgulloso y ondeante, que puede ser un mástil y que recuerda las aguas que recorren   Panamá, lugar donde hace más de tres décadas se construyó este velero financiero llamado Bladex.

“Este símbolo equivale a un velero que viaja a través de Latinoamérica y el Caribe para apoyar a sus países en sus operaciones comerciales”, explica el nuevo capitán de la embarcación, el presidente ejecutivo del banco desde el pasado mes de agosto, el brasileño Rubens Amaral Jr.

Su nombramiento indica con claridad el puerto hacia donde se dirige Bladex: profundizar en segmentos diferentes a los de su objetivo inicial, basado en financiar a las entidades bancarias en sus préstamos para los clientes dedicados al comercio exterior.

Es la meta que asume este brasileño que en 2004 se vinculó al banco como director de la división comercial, en tareas de responsable de los negocios con las instituciones financieras, corporaciones y gobiernos de más de 20 países.

Amaral Jr. ocupó también el cargo de suplente del presidente ejecutivo. Fue un colaborador de primera mano del anterior capitán del barco, el guatemalteco  Jaime Rivera, en el proceso de transformación de la entidad en un agente clave del financiamiento del comercio exterior en Latinoamérica.

“Bladex había cumplido muy bien su rol, pero necesitaba ir más allá de simplemente ser un banco para bancos”.

imagen

PANORAMA. En el jardín de la nueva sede del Bladex.LA PRENSA/Bienvenido Velasco

Los binoculares

La transformación la aclara el cambio de la razón social, de Banco Latinoamericano de Exportaciones a Banco Latinoamericano de Comercio Exterior, aunque se mantiene  vigente el nombre comercial de Bladex.

Esto explica el restablecimiento de las acciones preferidas y la creación de la clase F de acciones comunes destinadas a agencias estatales de países diferentes a la región e instituciones financieras multilaterales o regionales.

En ese proceso de compleja filigrana, de infinitos detalles y prudencia quirúrgica, fue fundamental la experiencia de Amaral Jr. “Estar de número dos en el banco me permitió desarrollar la transformación desde la nada”.

Ahora, en el puesto número uno tiene el propósito de fijar a Bladex en el top of the mind de la banca de negocios en Latinoamérica. “Otro deseo mío es que lleguemos a  atribuir el precio a los activos regionales; que nos convirtamos en una especie de clean house para riesgos latinoamericanos; y que seamos bastante dinámicos para la compra y venta de activos”. Un objetivo adicional busca  respaldar las iniciativas de los países de financiamiento de comercio exterior en moneda local.

Las operaciones de expansión y producción de bienes y servicios de las empresas de Latinoamérica, algunas de ellas con el tamaño de una multinacional, son actividades percibidas en la visión de Amaral Jr. como un nicho de grandes oportunidades. Un océano para navegar a gusto.

El capitán simplifica las posibilidades con un ejemplo. “No buscamos apenas prestar dinero sino ofrecer una solución. Lo primero es tan solo aumentar la cartera de préstamos. Lo segundo se cumple cuando le pregunto a una compañía en qué le puedo ayudar para mejorar la compra de los insumos básicos y los términos de venta, para que se venda más y se compre mejor”.

Entonces Amaral Jr. saca sus binoculares y con ellos mide la cadena productiva donde se desempeña la empresa. No solo la observa de forma aislada. Como una molécula. “Esa empresa puede estar comprando a proveedores en el extranjero que no les dan sino 30 días de crédito cuando en realidad necesitan 90 días de plazo”.

En ese momento, hechas las mediciones del caso, se acerca al proveedor y le anuncia que le pagará de contado, a la vista. Al cliente le otorga el crédito a un término de 90 días. “Yo mejoro los términos de compra para esa empresa porque miro el riesgo y luego sugiero una solución adecuada tanto para la empresa como para el proveedor”.

‘Saudade’ con alegría

Rubens Amaral Jr. llega al cargo de presidente ejecutivo del Bladex porque tiene acumulada una carrera de más de 35 años, 28 de ellos en el Banco do Brasil, al que llegó a la edad de 15 años.

Se retiró tras haber ocupado la posición de gerente general y director gerente para Norteamérica en la sede de Nueva York.

Su recorrido laboral y profesional se inició en la adolescencia, en la sucursal del Banco do Brasil de Sao Jose dos Campos, ciudad donde nació, y cercana a Sao Paulo. Más tarde trabajó en Río de Janeiro, Brasilia y Nueva York, por lo que se puede decir que Rubens Amaral Jr. transpira el negocio bancario.

Para él es una pasión y una disciplina que se evidencian en su llegada todos los días a las 8:30 a.m. a su oficina ubicada en la nueva sede principal del Bladex, en el quinto piso de Costa del Este.  Regresa a casa después de las 8:30 p.m.

Es una pasión inclinada a los triunfos colectivos, que escucha la voz de sus colaboradores. El pasado 24 de septiembre, el presidente de la junta directiva y el presidente ejecutivo del banco tocaron la campana de cierre de jornada en la Bolsa de Valores de Nueva York. La invitación conmemoraba los 20 años de la primera incursión en esa plaza por parte del Bladex, la entidad pionera en llegar hasta allí  entre  los bancos de Latinoamérica y el Caribe.

Había una tercera persona en la representación: Eucadis de Molina, la cuota femenina. Unas semanas antes de partir para la cita en Nueva York, ya se se sentía la tensión en la sede del Bladex, y alguien propuso que en la siguiente ocasión también llevaran a algún colaborador.

La respuesta de Amaral fue inmediata: “La próxima vez será ésta, y elegiremos a una persona de  acá que lleve trabajando más de 20 años”. La elegida fue Eucadis de Molina.

Esa pasión con seguridad febril se diluye en los gestos de un capitán prudente y amable, abierto a cualquier pregunta, como esta:

— Señor Amaral, ¿usted siente saudade por su país? Es decir, ese sentimiento que solo padecen los brasileños y que supera ampliamente a la nostalgia.

— Por supuesto. Aunque muy poco. Ahora estoy en un país de mucha alegría, como los demás de América Latina. Puedo decir que soy un ciudadano brasileño con pasaporte latinoamericano, feliz de esta oportunidad que me da un banco creado por panameños y con alma panameña.

Un banco que también es un velero con suficientes soluciones para afrontar los desafíos propios de la integración actual del comercio latinoamericano. Un banco, Bladex, al que con esa alma panameña que menciona Rubens Amaral Jr. hay que decirle ahora: Buen viento y buena mar.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email