Edicion N° 722 | 27 de marzo de 2012
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

dossier

MUJERES DE ACERO



EXPERTAS

SHERLY DÍAZ
[email protected]

|

Hacerse respetar, tener carácter y saber escuchar a su personal es el común denominador de algunas mujeres de acero que laboran en la construcción, un sector que por años ha estado tradicionalmente dominado por hombres. Aunque no se tiene un registro de la cantidad de mujeres que  trabajan en el sector de la construcción, lo cierto es que cada día crece su participación dentro de esta industria.

Sencillez y seguridad

Una de estas mujeres es la ingeniera civil Dania Díaz,  quien a sus 31 años de edad es la encargada de los proyectos residenciales Boulevard Hill y Vista del Valle, ambos ubicados en Villa Lucre. El primero de 45 viviendas y el segundo de 50 viviendas.

Entre los dos proyectos suman una mano de obra de 150 empleados, todos hombres. Su labor es coordinar con los ingenieros de área y capataces para ver los avances de la obra y tomar decisiones sobre el proyecto.

La empresa para la que labora desde hace ocho años es Grupo Constructora Urbana (CUSA), compañía que desarrolla el proyecto. Sin embargo, ella también se desempeñó  como asistente de costos y de ingeniería.

Con una gran sonrisa, la ingeniera Díaz reconoce que  ha sido bueno trabajar con el personal masculino de esta industria. Está segura de que para poder darse a respetar en esta área dominada por hombres hay que ser sencilla, pero a la vez segura de lo que está haciendo.

Una “Mariana Rivera”

Mientras Díaz hace el recorrido por las viviendas, en el corregimiento de Las Cumbres, exactamente en los proyectos residenciales de Grupo Sucasa, Mirador del Lago, Quintas del Lago y Cumbres del Norte, localizadas en el sector de Gonzalillo, se encuentra Yasmisel Peñaloza Araúz, jefa de proyecto.

Ella es la responsable de supervisar a más de 30 personas  encargadas de acabados, obra gris, urbanización, almacenistas y operadores. En su mayoría hombres.

A sus 33 años, en su hoja de vida se suman ya 10 proyectos, y precisamente cuando empezaba sus pinitos en el sector; uno de los obreros  la llamó “la Mariana Rivera de la construcción”, porque ella se encargaba de cerrar los proyectos, es decir, de la entrega de viviendas a los clientes.

Sus nueve años de carrera los  ha desarrollado en Grupo Sucasa, donde empezó como inspectora de acabados y entrega de casas.

Confiesa que para ella fue difícil iniciar su labor en este sector, pues le tocó trabajar en campo  cuando era inspectora de acabados y “tenía que pelear con los contratistas y que  aprendieran a respetarme”.

Un dúo de peso

Más hacia el centro de la metrópolis, en MultiPlaza Pacific, también hay dos mujeres con carácter de acero, ellas son Yeny Troescht y Sinfonía Peña, administradora de gestión humana y coordinadora de seguridad y salud de Conconcreto, S.A., respectivamente, compañía contratista responsable de la expansión de la tercera etapa de este centro comercial.

Con sonrisas de complicidad, ambas dicen que los obreros las llaman “las maltratadoras”, ya que son mujeres que tienen un carácter de acero y se hacen respetar.

La responsabilidad de Troescht consiste en el manejo de personal, planilla con los contratistas, dar inducciones; tratar con el sindicato. Aunque reconoce que fue difícil al inicio trabajar en esta área, con el tiempo y la experiencia se domina.

Pero tener a 550 obreros  bajo su responsabilidad es una labor ardua, pero Troescht se apoya con su compañera Peña, quien tiene la labor de proteger a los trabajadores de cualquier condición que ponga en riesgo su salud o su vida.

Dice que el personal a veces se resiste a usar el equipo de seguridad, pero ella trata de hacerles entender su importancia y que ella es la persona que los ayudará a prevenir accidentes para que regresen a su casa al final de la faena diaria.

   

Líder. Yasmisel Peñaloza, jefa de algunos  proyectos residenciales del Grupo Sucasa.
LA PRENSA/Jorge Fernández

Dupleta. Sinfonía Peña (Izq.) y Yeny Troescht (Der.), dos mujeres con carácter de acero.
LA PRENSA/Jorge Fernández

La chica del saril

Y es que cada experiencia es diferente. Por ejemplo, en FG Guardia, específicamente en la gerencia general está la ingeniera civil Julia Guardia, quien en compañía de su tío Laurencio Guardia le tocó levantar la empresa cuando esta estaba casi en quiebra. En 1993, cuando tenía  23 años, tuvo que hacer las veces de chofer, secretaria e ingeniera asistente.

Guardia califica como buena la experiencia de trabajar con personal masculino en campo y sonríe al recordar una anécdota muy particular cuando tenía que liderar un grupo de hombres y uno de ellos  dijo que no se dejaría “mandar” por una mujer.  Lo que hábilmente hizo Guardia fue dar las asignaciones a este trabajador a través de otro compañero y con el tiempo esa persona aprendió a respetarla.  Aquel obrero que un día se quejó de Guardia, le envió una bolsita de saril; gesto que fue para Guardia  una muestra de cariño y respeto.

Ahora desde la gerencia general de la empresa desde el año 2000, tiene la responsabilidad de coordinar y cotizar la parte de ingeniería, aunque en ocasiones le corresponde hacer alguna inspección.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email