Edición No. 465 | 13 DE FEBRERO DE 2007
 
 
 
Panorama
 
Despiertan ante amenaza
 
Para la comunidad científica la evidencia del cambio climático ha sido abrumadora desde hace más de una década y media. Ahora los líderes mundiales pareciera que han empezado a incluir este tema dentro de su lista de preocupaciones globales 
 
JOSEPH STIGLITZ 
PROJECT SINDICATE 
 

Bloomberg

cambios. El derretimiento de los glaciares en Groenlandia convencieron a los líderes de que es hora de pasar a la acción.

Parece ser que el mensaje finalmente prendió: el calentamiento global representa una amenaza seria para nuestro planeta. En el reciente Foro Económico Mundial de Davos, los líderes mundiales vieron cómo el cambio climático, por primera vez, encabezaba la lista de las preocupaciones globales.

Europa y Japón mostraron su compromiso para reducir el calentamiento global al imponerse costos a sí mismos y a sus productores, inclusive si esto los coloca en una posición de desventaja competitiva. El mayor obstáculo hasta ahora ha sido Estados Unidos. La administración Clinton había instado a una acción audaz allá por 1993, al proponer lo que en efecto era un impuesto a las emisiones de carbono. Pero una alianza de contaminadores, liderada por las industrias del carbón, del petróleo y automotriz, repelieron esta iniciativa.

Para la comunidad científica, la evidencia del cambio climático, obviamente, ha sido abrumadora desde hace más de una década y media. Yo participé en la segunda evaluación de la evidencia científica realizada por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, que tal vez cometió un error crítico: subestimar el ritmo con que se producía el calentamiento global. La Cuarta Evaluación, que acaba de darse a conocer, confirma la creciente evidencia y convicción de que el calentamiento global es el resultado del incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

El ritmo incrementado del calentamiento refleja el impacto de factores no lineales complejos y una variedad de “puntos críticos” que pueden derivar en la aceleración del proceso.

Por ejemplo, a medida que se derrite el casquete polar del Ártico, se refleja menos luz solar. Los cambios aparentemente dramáticos en los patrones climáticos -entre ellos, el derretimiento de los glaciares en Groenlandia y el descongelamiento del permafrost siberiano- finalmente convencieron a la mayoría de los líderes empresariales de que llegó la hora de pasar a la acción.

Últimamente, hasta el presidente Bush parece haberse despertado. Pero una mirada más atenta a lo que está haciendo, y no está haciendo, muestra a las claras que básicamente escuchó la llamada de sus contribuyentes de campaña de las industrias del petróleo y el carbón, y que una vez más antepuso sus intereses al interés global de reducir las emisiones. Si realmente le preocupara el calentamiento global, ¿cómo es posible que haya respaldado la construcción de plantas de electricidad alimentadas a carbón, aun si esas plantas usan tecnologías más eficientes que las empleadas en el pasado?

Lo que se requiere, antes que nada, son incentivos basados en el mercado para inducir a los norteamericanos a utilizar menos energía y producir más energía con métodos que emitan menos carbono. Pero Bush ni eliminó los subsidios masivos a la industria petrolera (aunque, afortunadamente, el Congreso demócrata puede tomar medidas) ni ofreció los incentivos adecuados para la conservación.

En cuanto al mayor contaminador del mundo, que se adjudica aproximadamente la cuarta parte de las emisiones de carbono globales, la reticencia de Estados Unidos a tomar medidas tal vez sea entendible, si no perdonable. Pero las afirmaciones de Bush de que Estados Unidos no puede permitirse hacer nada respecto del calentamiento global suenan huecas: otros países industriales avanzados con niveles de vida comparables emiten sólo una fracción de lo que Estados Unidos emite por dólar del PBI.

En consecuencia, las compañías norteamericanas con acceso a energía económica reciben una gran ventaja competitiva respecto de empresas en Europa y otras partes.

Un hecho sorprendente sobre el cambio climático es que hay una escasa superposición entre los países que son más vulnerables a sus efectos -principalmente los países pobres en el sur que no pueden permitirse encarar las consecuencias- y los países, como Estados Unidos, que son los mayores contaminadores. Lo que está en juego es, en parte, una cuestión moral, un asunto de justicia social global.

El Protocolo de Kyoto representaba el intento de la comunidad internacional de empezar a abordar el tema del calentamiento global de una manera justa y eficiente. Pero dejó afuera a la mayoría de los generadores de emisiones y, a menos que se haga algo para incluir a Estados Unidos y a los países en desarrollo de una manera coherente, será poco más que un gesto simbólico.

Es necesario que haya una nueva “coalición de la voluntad”, esta vez quizá liderada por Europa, -y dirigida a un peligro real.n

El autor es premio Nobel de Economía. Su último libro es Making Globalization Work.

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
El nuevo destino chiricano
Portobelo: entre el auge y sus rutinas
Dos mujeres, dos caminos
 
PANORAMA
Despiertan ante amenaza
El efecto hamburguesa
 
RELIEVE
El cacique del turismo
 
ENTREVISTA
 
ACTUALIDAD
Extravagancia turística
Llegan las máquinas para plantar El Bijao
 
 Tema de portada
 
 
En Pedasí soplan vientos de cambio. Por sus calles se entremezclan los pescadores artesanales, los productores de maíz y los criadores de ganado con los nuevos inquilinos del lugar. Se trata, en su gran mayoría, de estadounidenses, franceses y canadienses, que se cansaron de las bajas temperaturas de sus países y prefirieron el clima tropical del distrito costero ubicado a cinco horas de la ciudad capital.
...
[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.