Edición No. 464 | 6 DE FEBRERO DE 2007
 
 
 
Opinión
 
Los hombres del futuro
 
Siempre hablamos de lo difícil que fue nuestra vida comparada con la de nuestros hijos o nietos, pero la verdad es que las nuevas generaciones tienen retos, que aunque diferentes, superan en tamaño y cantidad los de todas las generaciones anteriores”. 
 
JULIO SPIEGEL 
mf@prensa.com 
 
“Antes de salir con él lo debes Googlear (buscar el nombre de la persona en internet para saber más acerca de ella)”

“Ayer jugué ajedrez toda la noche con Boris (Boris está en Rusia y nunca nos hemos visto)”

“En Facebook tengo una red de 145 personas en 15 países (yo comparto información, fotos y archivos con todos ellos)”

“En el ranking mundial de FIFA 2006 (videojuego de fútbol) estoy de 345”

Sin darnos cuenta este es el lenguaje de nuestros niños y adolescentes, en el cual nuestra influencia es muy cercana a ser nula.

Una de las preocupaciones más frecuentes es si estamos o no haciendo bien al dejarlos pasar tanto tiempo frente a las computadoras y videojuegos. ¿Esto afectará permanentemente sus vidas? Nunca lo sabremos y muy probablemente ni siquiera podremos evitarlo, pero podemos estar seguros que este estilo de vida está afectando de forma permanente su perspectiva del mundo.

Para que tengamos una mejor idea de lo que estamos hablando quisiera usar un ejemplo.

Juan, de 12 años, es un estudiante promedio de un colegio de la localidad, tiene una computadora en su habitación con acceso a internet. Tiene un Playstation II y aunque sigue los partidos del Real Madrid, si fuera al mundial de fútbol se pondría la camiseta de la Marea Roja.

Juan hace cerca de tres búsquedas diarias en internet, utilizando ya sea Google, Wikipedia o Facebook. Típicamente busca información en los dos primeros sitios para hacer tareas. Pero la semana pasada, cuando discutía con su hermana sobre si el agua en el inodoro da la vuelta de forma diferente en el hemisferio sur, utilizaron como árbitro absoluto a Wikipedia. (No a sus padres o maestros).

Todas las noches después de la cena sus padres lo dejan jugar su videojuego FIFA 2006, donde quien juega hace las veces de director técnico del equipo, con la capacidad de comprar y vender jugadores o de tomar decisiones sobre las estrategias a seguir para poder ganarle, por ejemplo, al Barcelona.

Juan juega regularmente con Pablo, un joven de 14 años que vive en Sevilla, España. Lo conoció en internet y aparentemente su nivel de juego les permite a ambos divertirse. (Pablo y Juan nunca se han conocido). Juan compró la semana pasada a un jugador por cinco millones de dólares, pero éste se lesionó en el primer juego. Ahora no podrá jugar por tres meses. Sí, en efecto todo esto ocurre mientras Juan le da la cara al televisor y la espalda a sus padres.

Juan ha empezado a sentir interés por los miembros del sexo opuesto y aunque no se lo ha admitido a sus amigos ha tratado de establecer una relación utilizando Facebook con Johana, la niña que vio en el cumpleaños de su primo y que va a un colegio distinto al de él.

El abuelo de Juan vive en Chitré y aunque no lo puede ver todos los días como quisiera, el mismo le ha transmitido el interés en el ajedrez, por lo que Juan hizo que sus padres le regalaran a su abuelo en la pasada Navidad un computador, incluyendo el servicio de internet, para poder jugar ajedrez todas las semanas con él.

Al abuelo le tomó un mes aprender a usar el ajedrez virtual, pero la relación que está manteniendo con su nieto lo ha motivado a superar este reto. (El resultado de los juegos por ahora: Abuelo 5 – Juan 2).

Si nos pudiéramos transportar en el tiempo y ver cómo será Juan cuando entre en el mundo laboral, muy probablemente presentará las siguientes características o competencias:

>> Se va a sentir muy cómodo tomando riesgos (como cuando compró el jugador de fútbol por cinco millones y se lesionó).

>> Se sentirá cómodo cuando le cuestiones sus opiniones, ya que él ha pasado toda su vida cuestionando y validando la información que se le presenta. (como cuando buscó en internet si en el hemisferio sur el agua del inodoro rota de forma opuesta)

>> No va a necesitar conocer a las personas físicamente para poder compartir y trabajar con ellas. Y al mismo tiempo se sentirá muy cómodo de trabajar en equipo porque toda la vida lo ha hecho (como cuando jugaba con Pablo de Sevilla al fútbol virtual o jugaba ajedrez con su abuelo).

>> Cuando salga a competir, saldrá a ganar, ya que toda su vida ha girado alrededor de competir y ganar. Al mismo tiempo estará más preparado para enfrentar sus derrotas que han sido muchas en su corta vida. (fútbol, ajedrez, etc.). Es indudable que Juan creció compitiendo.

>> La tecnología siempre ha sido parte de su vida, no conoce cómo es el mundo sin ella.

Tendremos que coexistir en un mundo laboral donde sus nuevos integrantes vienen armados y preparados para tomar riesgos, trabajar en equipo, cuestionar lo que hacemos y sobre todo “ganar”.

El autor es gerente general de Sonitel

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
A media asta aplicación de NIIFS
Una tarjeta que seduce
DVR revoluciona la publicidad
 
PANORAMA
 
RELIEVE
En la primera fila del desarrollo
 
ENTREVISTA
 
ACTUALIDAD
¿Dell está en aprietos?
 
 Tema de portada
 
 
El inminente proyecto de expansión canalera, la construcción de grandes edificaciones y el despegue que ha tenido en los últimos años el sector turístico, han obligado a los centros de estudios superiores a adecuarse a las necesidades del mercado. En Panamá, los estudiantes universitarios ya no quieren vivir de espaldas al mar y llegan a matricularse como abejas al panal, en carreras que les garanticen un...[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.