Edición No. 465 | 13 DE FEBRERO DE 2007
 
 
 
Nacional
 
Dos mujeres, dos caminos
 
Son menores de 40 años y visionarias. Sus empresas pasaron por momentos difíciles, pero ahora gozan del buen tiempo que trae la brisa turística que acaricia al país 
 
YOLANDA SANDOVAL 
ysandoval@prensa.com 
 

LA PRENSA | Víctor Arosemena

VISIÓN. Ana Cecilia Young está decidida a seguir en la ecoaventura .

LA PRENSA | Jihan Rodríguez

VENTAS. A sus 33 años, Roxana Pertuz considera que es una novata que domina el arte de negociar.

Hay mucha competencia. Son cerca de 60 tour operadores que promocionan a Panamá, pero algunas empresarias menores de 40 años tratan de abrirse paso con un mensaje alto y claro: hay vida más allá del tradicional turismo de compras y de ocio.

Ana Cecilia Young juega a la “Barbie ecologista”. “No pretendo hacerme rica y creo en el turismo sostenible”. Lleva jeans y franela, lista para cualquiera de los paseos que le recomienda a sus clientes en EcoCircuitos Panamá.

Vende paquetes “verdes” que le han valido para ser reconocida entre las agencias que operan en el país. Ha hecho un joint venture con empresarios de Guatemala, Nicaragua y Costa Rica para dar a conocer aquí y allá el destino centroamericano como un todo, lo que se pregona como el bloque o unificación regional en el ámbito turístico.

Recuerda sus pininos y ríe para no llorar: “Ni salario tenía”. Y ahora que goza los frutos de su apuesta, a los 36 años, asegura que seguirá por el mismo sendero.

En Panamá, aunque no se tienen datos exactos de lo que genera el turismo de aventura, Young sabe, con la experiencia costarricense, que el auge de este segmento deja dinero y su desarrollo puede ser menos agresivo con la naturaleza.

En 1998 EcoCircuitos empezó como una empresa de mercadeo de productos turísticos e hizo una alianza con Margo Tours. Sin embargo, las empresas cre-cían en rumbos diferentes y el acuerdo duró poco, apenas un año. A partir de 1999 EcoCircuitos emprendió su camino con tres clientes mayoristas que recomendaban sus servicios. “Fue duro, pero sobreviví”, resalta Young.

Hoy, sus paquetes están estructurados principalmente para turistas europeos, que por tradición toman más días de vacaciones. Sus giras duran como mínimo 7 días, y para participar en las que incluyen el destino Panamá-Costa Rica se necesitan cerca de 15 días. “Me encanta lo que hago y ojalá que los que construyen grandes hoteles no se olviden que la gente viene a Panamá para ver más que el Canal y grandes rascacielos”.

Con visión en los negocios

Roxana Pertuz también lidera cambios en la empresa Experience Panama. Es la gerente de ventas internacionales y su hermana, Ana Royo, fundadora de la compañía, planifica todo para que en unos años Pertuz sea su sucesora.

“No nos parecemos en nada, pero somos el complemento perfecto”, dice Royo, que de vez en cuando se cuela en la entrevista.

Pertuz es delgada como las modelos de Dolce & Gabbana y de piel morena. Royo, blanca, una musa de Botero. “Nadie sabe que somos hermanas. Escucho cuando hablan de Ana y luego les revelo mi identidad”, detalla Pertuz, en medio de una carcajada. Continúa: “Ana es tradicional y muy desprendida, mientras que yo soy más arriesgada y desconfiada”.

Y es precisamente esa mezcla de caracteres la que ha protagonizado cambios en la empresa.

Hasta el 11 de septiembre de 2001 Experience Panama estaba enfocada en el mercado de Estados Unidos, pero los atentados terroristas obligaron a Pertuz a pensar en otros mercados. Royo era escéptica, pero no se aferraron a su tradicional mercado y empezaron a ver hacia Europa. Y así, Francia, Inglaterra y luego Bélgica, se convirtieron en los países donde ellas buscaban clientes.

Pertuz también vio posibilidades para atraer visitantes de América Latina, pero enfocándose en los turistas con alto poder adquisitivo.

“La gente me decía que estaba loca, porque los latinos solo venían a Panamá de compras o con planes de negocio, sin embargo, demostré que nuestros vecinos, aunque tengan playas y paisajes en sus países, también están interesados en conocer más de la cultura regional”, explica.

Ahora se enfoca en lo que se ha denominado turismo de incentivos, que no es más que los grandes viajes que promocionan las empresas como premio a sus colaboradores. En ese sentido, Pertuz tiene la responsabilidad de coordinar desde el vuelo chárter en el que llegan los turistas a Panamá, hasta las giras y actividades que harán durante su estadía.

“El negocio me ha hecho crecer y he mejorado mi capacidad de negociación”, asegura.

A su juicio, el turismo de incentivos constituye una excelente oportunidad para los destinos vacacionales, contribuyendo a alargar su temporada.

El plan de Young y Pertuz es poner en práctica distintas líneas de trabajo para facilitar el conocimiento de la amplia oferta panameña. n

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
El nuevo destino chiricano
Portobelo: entre el auge y sus rutinas
Dos mujeres, dos caminos
 
PANORAMA
Despiertan ante amenaza
El efecto hamburguesa
 
RELIEVE
El cacique del turismo
 
ENTREVISTA
 
ACTUALIDAD
Extravagancia turística
Llegan las máquinas para plantar El Bijao
 
 Tema de portada
 
 
En Pedasí soplan vientos de cambio. Por sus calles se entremezclan los pescadores artesanales, los productores de maíz y los criadores de ganado con los nuevos inquilinos del lugar. Se trata, en su gran mayoría, de estadounidenses, franceses y canadienses, que se cansaron de las bajas temperaturas de sus países y prefirieron el clima tropical del distrito costero ubicado a cinco horas de la ciudad capital.
...
[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.